Image default

Montillo se quebró al hablar sobre la discriminación que sufrió su hijo con síndrome de down

El futbolista dio detalles de la dura travesía que debió vivir para anotar a su hijo de 7 años en una escuela. “Las ganas de vivir de él nos llenan a nosotros”, señaló.

Tuvieron que esperar y pasar un mal trago, pero finalmente el futbolista Walter Montillo y su esposa, Melina, consiguieron una vacante para Santino, su hijo con síndrome de down: junto a su otro hijo, Valentín, irá a una escuela privada del barrio de Belgrano.

A través de una publicación en redes sociales, el mediocampista de 33 años, había expresado su indignación y preocupación por no conseguir un cupo para su hijo. “Nunca pensé que en mi propio país iba a ser tan difícil anotar a mi hijo en una escuela… Tengo un hijo con síndrome de down no una bomba nuclear. Es de no creer, hay vacantes hasta que les informamos ‘tiene Down’, ah no hay más vacantes!”, tuiteó.

El jugador del Club Atlético Tigre estuvo en el programa PH, que se emite por Telefé, y relató lo ocurrido con Santino, su hijo de siete años. “Él trabaja con tres chicas. Ellas nos recomendaron que vaya a una escuela normal porque él tiene una capacidad de aprendizaje muy buena y ellas dicen que mejoraría muchísimo yendo a una escuela normal, copiando mucho lo que hacen los chicos“, señaló.

Montillo confesó además que durante todo febrero buscaron vacantes en diferentes escuelas pero al momento de contar que el niño tenía síndrome de down les negaban el cupo para inscribirlo, entonces decidió esconder este aspecto: “Habíamos cambiado la estrategia y empezamos a ocultar un poquito la información. Pero cuando llegabas al colegio, en algún momento lo tenés que explicar. En algunos colegios nos daban mil vueltas. Ese fue en el momento que puse el tuit”, contó.

“Uno va aprendiendo día a día. Nos enseña muchas cosas. Está sano, bien, tiene un aprendizaje muy rápido. Las ganas de vivir de él nos llenan a nosotrosTodos los días con una sonrisa. Nos pusimos en la cabeza que mientras podamos le vamos a dar todas las terapias que necesita. Lo que queremos es que él sea lo más independiente posible en el futuro“, afirmó.

Montillo explicó expresó además que se sintió “frustrado”: “Estamos siguiendo a profesionales que nos indican lo que tenemos que hacer. Te pega. Como padres llevamos siete años remándola y pensé que en mi país iba a ser mucho más fácil“.

El futbolista trabajó los últimos 12 años en México, Chile, Brasil y China. En los lugares donde vivió Santino fue difícil la búsqueda, pero nunca como en Argentina. “Se lo pierden ellos a mi hijo. Enseña muchas cosas. No sólo a nosotros, sino a los nenes. Todas las escuelas deberían tener un chico con capacidad diferente porque creo que los chicos aprenderían mucho”, advirtió.

“Lo he vivido en Brasil y China. Al principio lo miran porque tiene el rasgo diferente, pero al final terminamos todos llorando cuando nos vamos porque lo van a extrañar. Eso me llena”, confesó.