Image default

Milagro Sala en un penal de mujeres

El juez Mercau ordenó llevar a la dirigente a la única cárcel de mujeres de San Salvador en el Alto Comedero. En el escrito, el magistrado argumenta la medida “por una cuestión de seguridad”.

La decisión de trasladar a Sala fue el resultado de una jornada en la que se denunciaron condiciones infrahumanas de alojamiento. “No tenía cama y el agua estaba cortada”, revelaron desde el entorno de la dirigente de la Tupac Amaru, detenida desde el sábado pasado por “instigación a la violencia y tumultos”.

Por la mañana, Sala recibió en la comisaría donde se encontraba detenida la visita de una delegación de diputados nacionales y del Parlasur del Frente para la Victoria, a través de quienes les pidió a sus seguidores que “no aflojen”.

Los integrantes de la comitiva dispusieron de pocos minutos para llevarle su saludo solidario a la dirigente social, y luego se trasladaron hacia el acampe que mantiene su organización frente a la Gobernación de la provincia en el marco del conflicto por los fondos de planes de cooperativas de trabajo.

Tras el encuentro, el diputado nacional Edgardo Depetri reveló que Sala les transmitió un “mensaje de agradecimiento” y les pidió que no “aflojen” porque “ella está bien”.

A su vez, el referente de la agrupación kirchnerista Frente Transversal definió a Sala como la “primera presa política del Gobierno de Mauricio Macri.

Además de Depetri, la comitiva estuvo integrada por los diputados nacionales Leonardo Grosso, Adrián Grana, Carolina Gaillard, Marcelo Santillán, Verónica Mercado, Lucila De Ponti, Cristina Brítez, Silvia Horne, Mabel Carrizo y el diputado del Parlasur Diego Mansilla.