Image default

Mike Tyson: “Hay que saber volver de los errores”

El dos veces campeón mundial de boxeo, en una charla imperdible antes de su show en el Luna Park. La noche en la que encontró a Brad Pitt en la cama con su mujer, el dolor por la muerte de su hija, por qué se tatuó al Che Guevara y sus consejos para Evander Holyfield en el Bailando.

Se le iba la vida en cada golpe, en el que depositaba toda la frustración acumulada durante su infancia en aquel Brooklyn de los años ’70. A los 13 años, Michael Gerard ya había visitado 38 veces los calabozos neoyorquinos y se perfilaba a tener una prometedora carrera en el mundo criminal. Hasta que el boxeo le salvó literalmente la vida y lo convirtió en “Iron” Mike Tyson, el campeón de los peso pesados más joven de la historia, con tan solo 20 años.

La vida del deportista estuvo siempre cruzada por los altibajos. Del estrellato y las alfombras rojas, a la prisión condenado por abuso sexual; de amasar una fortuna calculada en 300 millones de dólares, a declararse en bancarrota. Casado en tres oportunidades, Tyson es padre de ocho hijos:D’Amato (25), Mikey Lorna (26), Rayna (20), Amir (18), Miguel Leon(4), ExodusMilan Morocco (5). En mayo de 2009, la vida le dio el peor golpe de su vida: la pequeña Exodus se ahorcó accidentalmente con un cable de ejercicios.

-Hola, Mike, ¿cómo estás? ¿Qué podés contarnos de tu próximo show en Buenos Aires?

-Me va muy bien, ‘brother’. Estoy realmente emocionado, espero ansioso encontrarme con mis fans argentinos. Ya estuve allá antes y me encantó. Espero que vengan a verme en el show. Estoy muy agradecido a la gente y de tener la oportunidad de mostrarle al público de Argentina que no tiene que creer en todas las historias que escuchó sobre mí.

-Por ejemplo, ¿vas a contarles sobre la noche en la que encontraste a Brad Pitt en la cama con tu primera esposa, la actriz Robin Givens?

-Hey, voy a contarles absolutamente todo, ‘man’. Todo lo que sé.

-Tengo la mejor vida del mundo, soy uno de los hombres más afortunados del mundo. Vengo de uno de los lugares más pobres de mi país y me convertí en Mike Tyson, tengo una hermosa vida.

-¿Cuál es el mayor dolor de tu vida?

-No lo sé, quizá… desearía poder tener a mi hija… desearía que ella estuviera conmigo.

-¿Creés que esa herida sanará alguna vez?

-Hey, no lo sé, ‘brother’… Vos me preguntás y yo te respondo.

-Yo no tengo enemigos, nunca tuve. Cometí algunos errores en mi vida, pero no creo ser mi peor enemigo. Sí es verdad que cometí errores, pero todos lo hicimos. Vos lo hiciste, yo lo hice, todos. Sólo hay que saber volver de ellos.

-¿Sentís que aprendiste de tus errores?

-Sí, eso creo…

-Vos participaste de Bailando 2011 y no sé si sabías, pero Evander Holyfield está en el certamen ahora.

-Ah, ¿sí? ¿Cómo le está yendo?

-Yeah, no se puede tomar esto muy en serio, tiene que divertirse y seguir la corriente. Solo tenés que bailar y divertirte, ¡y te pagan por hacerlo! Es un gran show.

-Lo admiro porque fue un gran hombre. Soy un gran admirador de su coraje, de su hazaña, su consideración y, principalmente, su determinación. El Che peleó por gente que era menos afortunada que él. No tenía por qué hacer eso, él era un hombre con una causa. Era un hombre con una misión en la vida.

-¿Y cuál es tu misión, Mike?

-Mi misión es hacerme cargo de mis responsabilidades, de cuidar de mis hijos, mi familia y mis amigos más cercanos. Estas son mis responsabilidades en el mundo. Trabajo muy duro para que mis hijos y los hijos de mis hijos tengan una vida mejor. No quiero que ellos tengan la vida que tuve yo.

-Para cerrar, ¿encontró finalmente “Iron” Mike Tyson la felicidad?

-Absolutamente. La encontré en mi familia, ellos me dieron una razón para ser feliz, antes de ellos todo era peor.