Image default

Messi, tajante por el caso Lavezzi: “Es muy grave, no vamos a hablar más con la prensa”

El capitán anunció en nombre del plantel la determinación de no realizar más declaraciones luego de la acusación que recibió el delantero por parte de un periodista.

Apenas finalizó el encuentro, ninguno de los integrantes de la selección habló con los periodistas apostados en el campo de juego del estadio Bicentenario. Saludaron a la gente luego del 3-0 sobre Colombia, y se dirigieron al vestuario. Poco después se supo que los 26 integrantes del plantel acudirían a la conferencia de prensa, liderados por Lionel Messi, la gran figura en un triunfo vital para el seleccionado en la eliminatoria hacia Rusia 2018.

La sala de prensa se dispuso para recibir a los jugadores, con decenas de bebidas y espacio para pudieran estar todos presentes. Aunque se sabía que Messi sería quien ejercería la función de vocero. Los jugadores ingresaron de a uno, con Edgardo Bauza detrás de todos.

Messi tomó el micrófono y comenzó un monólogo: “Preferimos dar la cara así y no mandar un comunicado. Como ya saben, porque todo se sabe aquí, estamos para comunicarles que hemos tomado la decisión de no hablar más con la prensa. Y se sabe por qué. Recibimos muchas acusaciones, muchas faltas de respeto y nunca dijimos nada, pero la acusación que le hicieron al Pocho [ Lavezzi ] es muy grave”.

La referencia a Lavezzi es por un tweet del periodista Gabriel Anello, relator de Radio Mitre, que acusaba al delantero de haber cometido un acto de indisciplina dentro de la concentración.

“Si no decimos nada, la gente se cree que es así, que es verdad. Y preferimos cortar esto de una vez. Lamentamos mucho que esto sea así, pero no nos queda otra. Sabemos mucho que aquí hay algunos que no están en ese juego de faltarnos el respeto, que pueden opinar si jugamos bien o mal, pero meterse en la vida personal de uno, que no es la primera vez que pasa, no lo podemos permitir, es muy grave. Nos van a seguir matando, pero no vamos a ser partícipes de eso”, amplió Messi, y con esas palabras cerró una conferencia de prensa en la que la selección cortó el diálogo con la prensa hasta nuevo aviso.