Image default

Messi: sacar el celular y grabar un tiro libre

Hay un público que ante un balón parado saca el teléfono móvil, lo coloca en horizontal y se pone a grabar por si sucede algo importante. A veces ocurre algo importante: entra un WhatsApp de la mujer diciendo que hay otro hombre y, como el móvil está levantado, los cinco de detrás se enteran y el rumor empieza a correr por la tribuna hasta que el fondo improvisa una canción.

Yo no sé qué tenían en la cabeza los que en el descuento de la final de la Liga de Campeones de Lisboa se pusieron a grabar un córner del Madrid, pero a veces toca el premio gordo y el video permanece para siempre. Eso sí: hay que tener el pulso firme. No he encontrado ninguno que después del gol de Ramos mantuviese la sangre fría: el fútbol tumba a los ingenuos. Uno ve la pelota por los aires y de golpe el móvil termina entre una marea de manos y brazos, luego en el suelo, después alguien se lo lleva olvidando parar la grabación y el espectador de YouTube, merendando un choripán, asiste a otra vida: quería ver un gol y ha acabado presenciando impávido al día a día de un taxista de Oporto con la mano larga.

Un aficionado grabó ayer en el Nou Camp el gol de Messi, falta ejecutada al modo soviético ante una barrera que vio el balón alto como un cormorán. Lo hizo a cámara lenta, y el video llegó a la web de LA NACION: es un gran video. Pero no por el gol de Leo, que al entrar por la escuadra lo convierte en rutina, sino porque se observa frame a frame la descomposición del equipo rival. Miran pasar la bola, y en cuanto empieza a caer ya se están yendo al centro del campo. Es como recibir la noticia de la muerte de alguien: el balón se les desploma dentro. Dos miran al cielo, por si se ejecutó desde allí la falta. El resto baja la cabeza en dirección al suelo, preguntando qué pasa con la gravedad.

De ahí que la reacción del Depor acuchillando dos veces al Barça sorprendiese a todo el mundo. Lo suficiente como para que nadie, en la tribuna, lo grabase a tiempo.

Por Manuel Jabois | Para canchallena.com