Image default

Mayor emisión monetaria amenaza con aumentar la brecha cambiaria

La base monetaria aumentó 25% el año pasado. Por ahora, esos pesos no empujaron al alza a la brecha cambiaria pero advierten que la dinámica podría cambiar a partir de la segunda mitad de este mes.

Desde noviembre, el Banco Central (BCRA) empezó a inyectar pesos a la economía. En todo 2019, la base monetaria creció 25,65% y, si bien ese aumento estuvo por debajo de la inflación anual, el detalle es que la mayor parte de esa expansión se hizo en los dos últimos meses del año.

La principal contribución a la emisión monetaria fueron los adelantos transitorios, que volvieron a la escena después de 17 meses de ausencia y sumaron $ 290.000 millones entre noviembre y diciembre. También se inyectaron más de $ 166.000 millones por las compras de dólares que el BCRA realizó al sector privado a partir de las restricciones cambiarias. Otros $ 140.000 millones se expandieron en los dos últimos meses del año por Leliq y pago de intereses.

Pese al fuerte incremento en la cantidad de pesos, no hubo una renovada presión sobre la brecha cambiaria. La diferencia entre el dólar oficial y el tipo de cambio al que se puede acceder mediante la bolsa sigue en torno (e incluso por debajo) al 30%. La explicación de los economistas para esto hace referencia a la estacionalidad en la demanda de dinero, que suele aumentar hacia fin de año. Sin embargo, advierten que la tendencia se revertirá a partir de la segunda mitad de este mes, por lo que serán claves el resto de las señales económicas que brinde el Gobierno para evitar generar presión adicional sobre la brecha cambiaria.

“La suba de la base monetaria no se trasladó a una mayor presión sobre el dólar contado con liquidación porque en esta época del año la mayor oferta encuentra demanda (aguinaldo, vacaciones) pero sobre todo porque el mercado se mostró más optimista con el paquete de medidas fiscales, dinámica que se evidenció en el fuerte rally de los bonos en pesos durante diciembre”, explicó un informe de Fernando Marull y Asociados.

Federico Furiase, de Eco Go, sumó otro factor estacional que ayudó a contener la brecha pese a la expansión monetaria: la dolarización previa a la puesta en marcha del cepo hard. “Los agentes se dolarizaron muy fuerte y entonces, ahora, muchos tienen que vender para pagar gasto corriente. Todos eso, por ahora, está ayudando a moderar la presión en la brecha cambiaria”, señaló.

El desafío con respecto a la contención de la brecha llegará en la segunda parte del mes y se profundizará en febrero. “La demanda de pesos empezará a caer nuevamente en febrero y todavía el BCRA no aclaró cómo será su nueva política de esterilización para retirar los pesos excedentes. Imaginamos que el nuevo BCRA no usará a las Leliq (deuda del BCRA a 7 días) como instrumento de regulación monetaria. Si el BCRA quisiera usar la deuda del Tesoro como herramienta, una condición necesaria es resolver la deuda en pesos de manera amigable“, apuntó el reporte de Fernando Marull. Con esa incertidumbre, el economista añadió que la brecha actual, de 30%, sería un piso para los próximos meses.

Furiase, en tanto, coincidió en la importancia de la renegociación de la deuda y la renovación de vencimientos para que el Tesoro no demande más emisión para saldar sus compromisos. “A mediados de enero empieza a caer la demanda de dinero por factores estacionales. Una vez que los agentes ya vendieron dólares, hay una potencial presión en la brecha, en un contexto en el que probablemente la emisión monetaria siga. Lo que va a marcar la dinámica de la brecha va a ser el termómetro de la negociación de la deuda”, sostuvo.

Y agregó: “Es central reconstituir una curva de pesos para rollear vencimientos en moneda local y descomprimir presión en la brecha cambiaria, en un contexto de fuerte emisión monetaria por la compra de dólares del BCRA y los adelantos transitorios al Tesoro”. El Ministerio de Economía parece estar de acuerdo, ya que anunció la colocación de dos letras para refinanciar vencimientos de Lecap reperfiladas.

Por Melina Manfredi – Cronista