Image default

Mauricio Macri busca: operador estilo “monje negro”, poca maldad, buenos contactos y mucha viveza

Salvo esos países casi perfectos -Suecia, Dinamarca y vecinos-, el resto de las naciones, incluido el Vaticano, tienen lo que se llaman operadores todo terreno para solucionar situaciones de crisis.

El término “monje negro “tiene mala prensa, pero un buen operador debe tener destreza y capacidad de negociación, antes que maldad.

El “Montesinos” de Fujimori es uno de los más recordados allende las fronteras. Se robó todo a cambio de hacer de Perú un país próspero y cada vez más seguro.

Vamos al grano. Jaime Durán Barba sirve para operaciones sucias (aquella opereta contra Daniel Filmus es inolvidable, cuando emparentó al padre con los negocios de Schoklender), o para decirle a Mauricio que se afeite el bigote porque el electorado se estaba “feminizando”.

Si Macri hubiera tenido un hábil negociador, no hubiera tenido que pasar los sofocones del conflicto de Cresta Roja que de milagro no trajo muertos ni heridos.

Raúl Alfonsín, con su “monje” Enrique Nosiglia, o Carlos Menem, con Eduardo Bauzá, se habrían sacado de encima al bobo de Sabbatella o la histérica de Gils Carbó con un método sencillo: le cambiaban la cerradura a las oficinas, las hacían custodiar por la Policía y así esos pajarracos no hubieran resistido tanto ni hubieran enturbiado un panorama que asoma bien en la medida que no se dispara el dólar y la escalada de precios parece frenarse.

Hernán Lombardi tardó un siglo en tomar Canal 7 y sacar a la banda de forajidos de 6,7,8.

¿Le tiene miedo al qué dirán, o les teme a los muertos que no resucitan como La Cámpora?

Nos dicen que en varios ámbitos del Estado les están dando un tiempito a los nuevos planta permanente que entraron por la ventana en los últimos días de Cristina.

Un buen “monje negro” le diría a María Eugenia Vidal que no hable de cambios en el Servicio Penitenciario o en la bonaerense antes de hacerlos.

¿Cuántos nuevos Lanattas pueden fugarse pronto si Vidal anuncia casi la prescindibilidad de los jefes penitenciarios?

Las relaciones de Macri con el Papa Francisco no son buenas. Más adelante te diremos cuál es el miembro del gabinete que es parte de una logia de esas que tienen acceso a los mercados mundiales de dinero… pero profundamente anti-religiosa.

Una vez un enviado de Carlos Ruckauf fue a pedirle dinero a Eduardo Bauzá para una operación de prensa. Bauzá le contestó: “Decile al Presidente (sí, a Menem) que ,en vez de hacer boludeces con los medios, cuide a sus hijos, que andan como bola sin manija”.

Cuando a Menem le dijeron lo que había contestado Bauzá, no atinó a decir palabra.

Un operador estilo “monje negro” no siempre tiene que hacer tareas sucias; tiene que tener viveza y contactos.

Dejarlo en la calle a Sabbatella hubiera minimizado el conflicto en el AFSCA hasta casi pasar desapercibido.

Durán Barba es muy pedante y vanidoso para hacer esa tarea. Si hasta discute con Pinedo mandándole mensajes por los medios. Si el Coti Nosiglia le tenía que pegar un bife a un correligionario suyo, se lo pegaba, pero nadie se enteraba.

A Marcos Peña no le da la altura para serlo. Salvo que tomara clases con Aníbal Fernández, aunque eso también tiene sus riesgos.

Problemas no le van a faltar a Mauricio, y él solo no puede hacer mucho en algunos casos…

Por Jorge Boimvaser – @boimvaser