Image default

Massa y el desafío de desarrollar su capacidad de conducción

Sergio Massa reaparece en primer plano político, luego de que el fragor de las elecciones lo tuviese como uno de los protagonistas, para demostrar que el proyecto del espacio que lidera sigue en pie  y que si bien desde el Frente Renovador aseguran que van apoyar al gobierno de Mauricio Macri, no le cayó bien el hecho de que Jorge “El Oveja” Sarghini haya acordado ser el nuevo presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, ya que en su pensamiento y despues de tantas traiciones vividas en los últimos 12 meses, Massa busca contener a lo que él cree que es su tropa, pero parece no entender que el sistema sigue funcionado y los dirigentes y militantes necesita un espacio donde contenerse y generar política.

En el caso de Adrián Pérez, nombrado por Macri como Secretario de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, es distinto, es otro de los grandes errores de Massa, siempre se supo que Pérez, como un autentico “Lilita boy”, podría saltar de un lado a otro, producto de esa impronta que tuvo el líder del Frente Renovador de pretender dar un perfil más “PRO” y menos peronista, que hizo que incorporara a su proyecto a distintos dirigentes de la fauna política.

Es muy dificil querer ser opositor con el mismo discurso que el ahora oficialismo, Massa parece estar atravesando un problema histórico de muchos dirigentes, el desarrollo de su capacidad de conducción y ese parecer ser el principal desafío del diputado. Por otro lado, alguien debería hacerle entender que los 5.386.965 de votos que obtuvo ya no son suyos, el mejor ejemplo de lo que puede ocurrirle es lo que pasó en 1995 con el candidato a presidente José Octavio “Pilo” Bordón, quien también era catalogado como un jóven brillante, sacó 5.095.929 de votos y a los pocos años dejó de ser trascendente en la política nacional, con la diferencia de que este jamás renegó del peronismo.

Hoy Sergio Massa lidera el Interbloque Federal UNA, integrado por Unión por Córdoba, Chubut Somos Todos, Entre Ríos, FR Buenos Aires y MPN entre otros espacios, eso lo puede mantener en el protagonismo que tanto teme perder pero también es una responsabilidad política ya que tiene que mostrar un perfil opositor y a su vez contener a este interbloque y para no volver a caer en los mismos erro