Image default

Massa, Urtubey y el reflejo de la alarmante confusión que hay en el peronismo

La oficialización de lo que se llamó “lista de unidad” para las elecciones internas del Partido Justicialista refleja el verdadero momento que atraviesa el peronismo, el kirchnerismo sigue manejando el PJ. Pero dos de los dirigentes que buscan posicionarse para el 2019, como Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey, hacen su gran aporte a la confusión, uno reniega del peronismo y el otro critica al FpV pero es parte de este PJ K.

El nuevo PJ que algunos dirigentes quieren presentar no es tal, así lo demuestra la “lista de unidad” confirmada para las elecciones internas del 8 de mayo, que no es más que la continuidad de dirigentes que apoyaron al kirchnerismo los últimos 12 años, los mismos responsables de que el PJ estuviera a punto de ser intervenido y siguen respondiendo a Cristina Kirchner ya sea por temor o por complicidad. Eso de que “La Cámpora no forma parte de este supuesto nuevo peronismo” es solo una cortina de humo, ya que serán los encargados del armado del Frente político y social que anunció la ex presidente y que en el 2017 compartirán listas. Es decir, intercambiar cargos entre el PJ K, que dice que no es K, con dirigentes de La Cámpora y las organizaciones que todavía respondan a Cristina.

Pero ¿que papel cumplen en este contexto los dos dirigentes señalados como los que pretenden ser candidato a presidente en el 2019? Sergio Massa, desde que ganó las elecciones legislativas del 2013 en la provincia de Buenos Aires se niega a definirse como peronista y solo en contadas ocasiones hace referencia a eso, a pesar de que fueron dirigentes peronistas quienes mantuvieron su pasada candidatura presidencial a flote y hoy el tigrense sigue siendo la esperanza de muchos si se decide finalmente involucrarse en el peronismo.

El caso de Juan Manuel Urtubey es peor, critica duramente al kirchnerismo, pero forma parte de esta “Lista de unidad” que no es más que el reciclaje del FpV. El gobernador de Salta elogia a Macri, piensa en el 2019, sintiendo que representa al electorado del PRO, todo eso mientras habla de peronismo. Sin contar que buscó fama por el lado menos político, con un romance con la actriz Isabel Macedo con tufillo a “arreglo” mediático.

Así está el peronismo, la confusión es total, pero hay dirigentes peronistas que si bien no niegan su relación con Mauricio Macri, como el Embajador en España, Ramón Puerta, quien dijo “He tomado la decisión de acompañar a este gobierno, desde mi condición de peronista, trabajando para todos los argentinos en la reinserción de nuestro país en el mundo” o el caso de Mario Das Neves, gobernador de Chubut, quien ha marcado sus “claras diferencias ideológicas con el presidente” pero trabajan en post de los intereses comunes, o el mismo José Manuel De la Sota, entre muchos otros, que se negaron a participar de lo que se vendió como la reconstrucción del peronismo y terminó siendo un bochorno manejado por Cristina Kirchner y Carlos Zannini.

Los dirigentes antes mencionados, no solo concuerdan en no hacerle el juego a la ex presidenta, sino que creen que si Mauricio Macri realiza un cambio de rumbo, necesitando este, indefectiblemente del peronismo, se puede pensar en trabajar en políticas en común y hasta en un frente electoral común, con el objetivo de sellar la suerte de Cristina Kirchner y los suyos.

Si bien esto es una posibilidad cada vez más factible, teniendo en cuenta la coyuntura, desde las usinas del PRO, impulsados por el Jefe de Gabinete, Marcos Peña y el publicista Jaime Durán Barba, creen que polarizar con Cristina los beneficias, cosa que a ningún peronista le gusta, pero que a la hora elegir puede ser un problema para el gobierno actual.

Peña suele bajarle linea a todos los funcionarios de todas las áreas, nacionales y provinciales, diciendo que “hay que destruir a los únicos que nos pueden disputar el poder, el peronismo”, por eso los dos hombres de consulta de Macri quieren instalar que el kirchnerismo y el peronismo son la misma cosa, de ahí el protagonismo que le volvieron a dar a Cristina.

En este contexto la conclusión es simple, Massa sigue en la carrera presidencial y depende solo de él acceder a la primer magistratura en el 2019, ya que muchos piensan que Macri no quiere un segundo mandato. En el caso de Urtubey, como dijo un viejo sindicalista amante del turf, “es un nene bien que se mancó doblando el codo”.