Image default

Massa, el aliado de Vidal para tener gobernabilidad en la provincia de Buenos Aires

Luego del escándalo de la sesión de diputados de la semana pasada, María Eugenia Vidal y Sergio Massa avanzaron en su acuerdo político que le garantiza a la mandataria bonaerense gobernabilidad ya que ahora no necesita los votos kirchneristas para aprobar leyes, le alcanza con los legisladores del ex intendente de Tigre.

La onda expansiva de lo ocurrido en la última sesión pareció dejar secuelas múltiples. Vidal registró el impacto. Aunque logró digitar una estrategia que podría convertirse a futuro en crucial: su pacto en la Provincia con el Frente Renovador de Sergio Massa.

Vidal y Massa iniciaron una reconstrucción del diálogo para rescatar la Ley de Presupuesto en forma directa con los intendentes. Esos hombres están desesperados porque requieren de alguna asistencia financiera para hacer frente a los sueldos de diciembre. En esa ronda talló fuerte Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora. Pero no fue el único. Desfilaron Leonardo Nardini, de Malvinas Argentinas; Mariano Cascallares, de Almirante Brown y Juan Zabaleta, de Hurlingham. Todos del FpV. Tampoco quedó afuera la influyente Verónica Magario, de La Matanza.

Vidal encontró en Sergio Massa su aliado más sólido en estas horas de crisis. Almorzaron a solas el jueves pasado por más de tres horas y el ex candidato presidencial le ofreció su mirada sobre los distintos y graves problemas de la provincia.

Luego de esa reunión, Massa reunió a sus legisladores e intendentes y les dijo tajante: “Hay que bancar a Vidal y denunciar la mafia bonaerense”, que jaquea a la gobernadora con la fuga de los autores del Triple Crimen. Muy preocupado, agregó. “No tenemos que permitir que se genere la idea de desgobierno y eso ponga a la gente en situación de retroceso, tenemos que evitar que se extienda la idea de que no es posible un cambio”, afirmó el líder del Frente Renovador.

Massa de alguna manera intuye que su futuro político en alguna medida está atado a la posibilidad de superar el kirchnerismo, de demostrar que la Argentina puede ser gobernada por fuerzas con otra lógica política. “Sergio está en una postura parecida a la de Menem y Cafiero con Alfonsín después de la Dictadura, entiende que es necesario colaborar para estabilizar los gobiernos de Macri y Vidal”, afirmaron allegados al diputado.