Image default

Marcos Peña y las “caras largas” en la cumbre de Cambiemos

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, pasó por Salta y Tucumán en medio de actividades oficiales y partidarias. Intentó volver a mostrar una imagen “feliz” de Cambiemos, días más tarde de la presentación de la Mesa Nacional, donde primaron las diferencias entre el Presidente y Carrió por el tema Gils Carbó.

Para intentar devolverle la imagen de “familia feliz” que no se vio el jueves en la cumbre de Cambiemos, el jefe de Gabinete Marcos Peña presentó las mesas de Cambiemos de Salta y Tucumán, donde ratificó que el “2017 será un gran año” y renovó su pedido para “una construcción colectiva, basada en el respeto, en el diálogo y la esperanza en el futuro”.

El mensaje “optimista” del jefe de Gabinete llega un día después de la presentación de la Mesa Nacional, encabezada por Mauricio Macri junto a los co-fundadores del frente Cambiemos, Ernesto Sanz (UCR) y Elisa Carrió (Coalición Cívica). Esa reunión, que debía ser una especie de línea de largada para la campaña del año que viene, fue más noticia por los enojos entre sus líderes que por las elecciones 2017.

Carrió se sentó a la izquierda de Macri, pero la tensión entre los dos fue evidente

Fue tanto el malestar de Lilita que ni siquiera intentó agarrar el micrófono para manifestarse ante los dichos de Macri y Sanz.

Marcos Peña junto al gobernador de Tucumán Juan Manzur y Emiliano Ezcurra, vicepresidente de Parques Nacionales.

En este contexto, Marcos Peña tuvo la difícil tarea de devolverle la alegría al partido gobernante. Optimista como pocas veces, el funcionario compartió la mesa de Cambiemos en Salta con el presidente del PRO, Humberto Schiavoni; los ministros de Interior, Rogelio Frigerio, y de Cultura, Pablo Avelluto; y el titular del Plan Belgrano, José Cano.

Además, estuvieron presentes el secretario de Interior, Sebastián García de Luca, y el legislador porteño Francisco Quintana. “Los argentinos han depositado su confianza en un liderazgo político”, afirmó Peña y aseguró que “el 2017 será un gran año y que se sumarán muchos más militantes y dirigentes para los cuales debemos tener las puertas abiertas”.

 El gobernador de Tucumán, Juan Manzur recibe al Jefe de Gabinete Marcos Peña.

“El año que viene tendremos muchas obras públicas que se van a ir terminando, más oportunidades de crecimiento, de consumo, de trabajo y de revalidar esa confianza que la gente nos ha dado”, agregó.

Para la reunión en San Miguel de Tucumán, se sumaron los secretarios de Vivienda y Hábitat, Domingo Amaya, y de Derechos Humanos, Claudio Avruj; la senadora Silvia Elías de Pérez y el diputado nacional Facundo Garretón.

Marcos Peña intentó devolverle la confianza a un partido que dejó en evidencia sus diferencias. 

Siempre tratando de esbozar su mejor sonrisa y refiriéndose a un futuro por demás alentador, Marcos Peña destacó que “cuando termine este duro año, de sinceramiento, de volver a decir la verdad, estoy seguro como mucha gente de que vamos a salir adelante”.

Peña dijo estar “convencido de que si vemos a largo plazo y nos enamoramos del futuro común, con mucho compromiso, vamos a mirar para atrás y a decir ‘mirá todo lo que logramos'”. Y aseguró que “el grito de rebeldía que surgió en Tucumán el año pasado resultó ser un punto de inflexión y ayudó a que hubiera un cambio en el país”.

La Cumbre Cambiemos, con sus máximos referentes.

Ante las versiones sobre peleas y discusiones en el seno de Cambiemos, Peña defendió la pluralidad del partido y remarcó: “Somos conscientes de que somos una familia muy variada, con perfiles y personalidades distintas, pero todos unidos atrás de esa idea de un mejor futuro para el país y de la tarea que podemos hacer desde la política para llevar a cabo esas transformaciones”.

Por otro lado el ministro Frigerio aseguró que los dirigentes de Cambiemos “consolidamos este proyecto cada día un poco más y estamos comprobándolo en estos diez meses de gestión”, y confesó que “lo que hicimos es poco en comparación con todo lo que debemos hacer”.

El gobernador de Tucumán, Juan Manzur, recibió la visita de Marcos Peña.

En el encuentro que se desarrolló en Paseo Colón al 300, Sanz, Carrió y Macri lanzaron la mesa nacional del oficialismo. El acto se había postergado por problemas de salud de la diputada. Es la primera vez que se los ve juntos desde que Lilita boicoteara los planes de Macri para quitarle poder a la procuradora Gils Carbó.