Image default

Marcos Peña: “El desmanejo de las fuerzas de seguridad es un fracaso del peronismo y el radicalismo”

El jefe de Gabinete hace un balance positivo de la gestión; defiende los DNU y niega que sean un síntoma de debilidad; admite que el Gobierno pudo haber actuado diferente con los jueces de la Corte. Dijo que “no tenemos la soberbia de pensar que en 10 días vamos a resolver este deterioro” y reconoció las dificultades de enfrentar al narcotráfico. “No estamos preocupados por el costo político”.

En treinta días el Gobierno designó dos jueces de la Corte Suprema en comisión y por decreto, reunió a los 24 gobernadores, a los ex candidatos presidenciales, intervino la AFSCA, participó de la cumbre del Mercosur, anunció auditorías y despidos masivos en el Estado, recompuso las relaciones con Uruguay, levantó el cepo cambiario y realizó cerca de 50 anuncios. Marcos Peña supervisó cada medida, incluso cuando el Presidente estaba de vacaciones. El jefe de Gabinete, el funcionario que más influencia ejerce sobre Mauricio Macri desde hace 9 años.

En medio del histórico despliegue de las fuerzas de seguridad tras la fuga de los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci, el funcionario aseguró que “el deterioro y desmanejo de las mismas se debe a un problema estructural” y “un fracaso de la política”.

Respecto al anuncio oficial sobre la falsa detención de Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, Peña lanzó en diálogo con La Nación: “No tenemos la soberbia de pensar que en 10 días lo vamos a resolver. El deterioro del aparato penitenciario y de seguridad es una deuda de la democracia en estos 30 años. Llevará tiempo repararlo y ésa es la prioridad”.

Ante las críticas de la oposición por el papelón de la inexistente noticia y la supuesta “pista falsa” que alega la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, Peña sostuvo:” En cuanto al caso, están trabajando las fuerzas de seguridad y las fuerzas específicas para tratar de resolverlo. Pero no estamos preocupados por el costo político. Las opciones eran convivir con el problema o tratar de combatirlo. Y elegimos la segunda opción”. En declaraciones a Clarín, afirmó: “Nada de lo que hagamos para el mundo lo vamos a hacer en función de la política interna chiquita”.

Respecto a las medidas económicas encaradas por Cambiemos desde su llegada al poder, Peña dio duras declaraciones sobre la inflación, los precios y los salarios, y explicó que hubo mucha especulación con la cotización del dólar. Esos asuntos –aseguró- serán su prioridad en los próximos meses.

“Lo que más nos preocupa es la pobreza; pero nuestro mayor desafío para encarar ahora es la inflación, los precios y los salarios. Sentimos que la inflación ha empezado a aflojar en las últimas semanas después de ese primer shock alimentado por el temor de que el dólar se fuera a 20 pesos”, argumentó el funcionario.

Frente a los cuestionados DNU, Peña descartó que sean un signo de debilidad o autoritarismo. “Nuestra prioridad es gobernar, no reafirmar nuestra autoridad. No tenemos un complejo de no autoridad. Creemos que parte de la normalidad es que un gobierno que fue votado para gobernar no tiene que estar con la inquietud de un poder inseguro y temeroso como hemos tenido en los últimos años. Hay que entender que los gobiernos autoritarios son ante todo temerosos. El segundo punto es que no creemos que el DNU sea una herramienta que bordee lo ilegal ni que sea un síntoma de autoritarismo”, argumentó.