Image default

Maradona, Scotta y Chilavert despidieron al “Lobo” Fischer

Las repercusiones de la muerte del histórico goleador de San Lorenzo.

“Que en paz descanses, Lobito”. Así despidió Diego Armando Maradona a Rodolfo Fischer en su cuenta de Instagram, acompañando el texto con una fotografía de ambos durante los tiempos del Diez en Argentinos Juniors y del goleador, en San Lorenzo. Aquel encuentro se disputó en Boedo el 17 de octubre de 1978 y terminó 2-0 en favor del Ciclón con dos tantos de Mario Rizzi, por el Metropolitano que luego consagró a Quilmes y que tuvo a Maradona como máximo goleador junto a Luis Andreuchi.

Quien también recordó al emblemático delantero de San Lorenzo fue su ladero Héctor “Gringo” Scotta: “Buen viaje querido compañero, gracias por tu amistad y los buenos momentos vividos. Se fue el Lobo Fischer, un hermano de la vida. QEPD”. En una de las pocas temporadas que compartieron en Boedo, fueron parte de la consagración del Ciclón en el Metropolitano 1972, aunque Fischer fue vendido a mitad del torneo.

La historia de Maradona en Instagram.

“Idolo eterno, goleador de los legendarios Matadores y gloria del fútbol argentino, San Lorenzo lamenta el fallecimiento del querido Rodolfo Fischer, a sus 76 años. En el entretiempo del amistoso ante Lanús lo despedimos con un respetuoso minuto de silencio. ¡Hasta siempre, Lobo!”, lo despidió el club de sus amores.

Otro ex San Lorenzo que lo despidió en sus redes fue el paraguayo José Luis Chilavert: “Mis condolencias a la familia del gran Rodolfo (Lobo) Fischer, que sigas marcando goles con Dios. QEPD”. En tanto, su nombre también sonó en Colombia: “Once Caldas lamenta el fallecimiento de Rodolfo Lobo Fischer, jugador argentino que vistió la camiseta del equipo en el año 1979. Enviamos un mensaje de condolencias a sus familiares y amigos. Descanse en Paz”.

Por su parte, la AFA le dedicó: “Profundo dolor: La AFA lamenta el fallecimiento de Rodolfo Fischer, gloria de San Lorenzo, y envía su más cálido abrazo a familiares y seres queridos”.

El Lobo llegó a disputar 35 partidos en la Selección Nacional durante 1967 y 1972 y marcó 12 tantos, destacándose sus 5 festejos en la Minicopa de Brasil de 1972, donde el elenco dirigido por Juan José Pizzuti terminó cuarto. Fue el primer jugador en la historia de la Selección en ser convocado a pesar de jugar en el exterior (estaba por entonces en Botafogo).