Image default

Malena, el plan B

Sergio Massa sabe que las elección del próximo año en la provincia de Buenos Aires será clave para la presidencial del 2019 y por eso baraja distintas alternativas. La que se visualiza con más fuerza es que Malena Galmarini, su esposa, sea la candidata.

El ex candidato a presidente sabe que si quiere volver a serlo en el 2019 no puede perder el año próximo, por eso busca distintas alternativas.

Las encuestas muestran un escenario de tercios en la Provincia, que se reparten entre el macrismo, la eventual alianza entre Massa y Stolbizer, y el kirchnerismo. El tercer puesto es un resultado calamitoso para cualquiera de los contendientes. A Macri y a María Eugenia Vidal les generaría un daño inquietante a su gobernabilidad. A Cristina Kirchner la empujaría definitivamente hacia la intrascendencia política. Y a Massa le arrasaría sus aspiraciones presidenciales.

Ante ésta realidad, desde el Frente Renovador comenzaron a evaluar la posibilidad de que quien acompañe a Margarita Stolbizer, todo parece indicar que la titular de GEN está más que decidida a jugar en este espacio, sería Malena Galmarini.

Por lo pronto ella comenzó a levantar su perfil político. Si bien era habitual verla en actos junto a su marido en los últimos tiempos su imagen se potenció a raíz del debate por la Ley de Paridad de Género y ya se la ve caminar por diferentes municipios del Conurbano, escuchando a los vecinos de cara a las elecciones de medio término que se disputarán en 2017.

Su eventual postulación en las elecciones de medio término de 2017 cobró fuerza en las últimas semanas, cuando se anticipó la posibilidad de la fórmula “Mama”, que no fue descartada por Margarita Stolbizer. Desde el massismo son cautos para hablar de posibles candidaturas y aseguran que no hay decisiones tomadas al respecto, pero destacan la proyección de Galmarini, quien sin tener cargos importantes a nivel provincial generó consensos y logra “hacer política en la esfera más alta”.

En esa línea, desde el Frente Renovador opinan que Malena “no necesita” ser candidata porque ya tiene gran visibilidad y capacidad de instalar temas en agenda. Sin embargo, quien sí podría precisarla como candidata es su marido. Es que, llegado el caso, si Massa decidiera no jugar por algún motivo, se aseguraría la carta fuerte de Malena de lograr instalarla y procurar que mida bien.

Mientras tanto, en medio de las especulaciones, Galmarini continuará recorriendo el territorio.