Image default

Macri: “Yo no soy De la Rúa”

En Cambiemos largaron el año electoral. Fue un asado entre la cúpula del PRO y la UCR, donde el presidente dijo que se hará cargo de la campaña y confrontará “donde haya que confrontar”.

“Yo no soy De la Rúa, voy a poner la cara y voy a defender a los candidatos de Cambiemos donde haya que confrontar” les dijo Macri a los radicales que le consultaban sobre el papel que el presidente tendrá en las elecciones. No quedó ningún tema sin tocar. Y se supo que las situaciones particulares se dan en Córdoba y Salta (PJ “friendly” hasta que se inicie la campaña), o la indefinición sobre un posible consenso entre PRO y ECO en la Ciudad de Buenos Aires.

Sobre la Ciudad, la secuencia de anteayer en el asado bilateral fue la siguiente: el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, manifestó -en representación de Horacio Rodríguez Larreta- el enojo por “ciertos cuestionamientos” de algún sector del radicalismo local, en referencia a Lousteau. Desde la UCR le contestaron: “Los que no quieren que exista Cambiemos ahí son ustedes”. Macri pidió hacer uso de la palabra y sentenció: “Sería lindo que tengamos Cambiemos en la Ciudad”.

El barrido electoral continuó distrito por distrito, con la autonomía que tendrán los gobernadores radicales Alfredo Cornejo (Mendoza), Gerardo Morales (Jujuy) y Ricardo Colombi (Corrientes, aunque éste debe dejar el poder y allí la situación es más engorrosa) a la hora de dar el plumazo final a las listas.

Tema aparte para la provincia de Buenos Aires. Con ansiedad esperaron los radicales escuchar al peronista con témpera PRO y titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, dar las explicaciones en cuanto a la necesidad de sumar justicialistas al Gobierno.

Monzó, que intercambió algunos chistes con Macri -el resto de los comensales lo tomaron como recuperación de confianza hacia ese dirigente-, expresó que “al peronismo hay que sacarlo de la cueva”, y aclaró que nunca fue la intención de sus pícaras declaraciones sumar, por ejemplo, al exministro del Interior K Florencio Randazzo.

Sobre esa versión fue más contundente la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal. Para la mandataria de Cambiemos, que defendió el accionar de su equipo desde que asumió en diciembre de 2015, es necesario ratificar el rumbo y para ello, necesitan como rivales a tres peronismos: el Frente para la Victoria, el massismo y un tercero, que bien podría ser la lista que cranea como colectora el expresidente de la Nación Eduardo Duhalde.