Image default

¿Macri será papá?

Ayer, durante una recorrida en Bahía Blanca, explicó por qué con su mujer no quieren otro hijo. Y criticó las versiones falsas.

El objetivo del encuentro era un contacto con un vecino común, un operario, en el marco de su visita a una nueva planta en Bahía Blanca. Y, sin querer, terminó con una confesión para las revistas del corazón. Mauricio Macri explicó ayer por qué no está dentro de los planes con su esposa, Juliana Awada, tener otro hijo. Desde octubre de 2011, ambos crían a la pequeña Antonia.

Tras bajar de un helicóptero, el Presidente conversaba ayer con Gonzalo Riesco, un empleado de la planta de Dreyfus en el puerto de Ingeniero White. Eran las 9 de la mañana, y Riesco, sub 40 y padre de dos nenas, le hablaba de su emoción por el contacto y se quejaba por el tarifazo del gas.

Como en campaña, Macri buscó un poco de intimidad y le pidió al operario: “Tenés que ayudarme a convencer al presidente de Dreyfus que haga más inversiones en Bahía Blanca, por ustedes, por el país”.

Después le dijo que se hablaban muchas cosas sobre él. Y vino la confesión: “Fijate que andan diciendo que Juliana está embarazada. No, nada de eso, Antonia nos ha dicho que no quiere tener otra hermana y le vamos a hacer caso”.

Los rumores sobre un embarazo de Awada fueron muy fuertes en marzo. Un fin de semana, incluso, se daba la noticia por segura. Luego vino la desmentida. Y ahora, los dichos de Macri para aclarar el panorama.

El Presidente tiene cuatro hijos. Tres de su primer matrimonio con Ivonne Bordeu: Agustina, Gimena y Francisco. Y de su última relación, Antonia, que el 15 de octubre cumplirá 5 años.

A diferencia de los tres primeros, de perfil bajísimo ante los medios, Macri hizo de la crianza de Antonia un tema público. La lleva a actos, intercala anécdotas en sus discursos, los periodistas la pueden ver andar en bici en Olivos mientras esperan una entrevista. Ese lugar central, parece, también lo tiene a la hora de decidir el futuro de la familia.