Image default

Macri le cedió más de 100 inmuebles a la Ciudad de Buenos Aires

El titular de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), Martín Cosentino, denunció hoy que el expresidente Mauricio Macri habilitó la transferencia de 31 inmuebles de la Nación hacia la Ciudad por un monto de 15.800 millones de pesos.

En los últimos 80 días de gobierno, Mauricio Macri cedió a la ciudad de Buenos Aires inmuebles por al menos 16 mil millones de pesos. Los traspasos se plasmaron en 31 escrituras realizadas entre el 19 de septiembre y el 9 de diciembre de 2019. Los detalles de esta maniobra están en un informe realizado por la Agencia de Administración de los Bienes del Estado (AABE) que encabeza Martín Cosentino y que, además de reflejar el favoritismo de la gestión de Cambiemos con su principal bastión electoral, tiene relevancia en el marco de las modificaciones en los porcentajes de coparticipación que el gobierno nacional está discutiendo con la administración de Horacio Rodríguez Larreta. “Vemos que el gobierno anterior inclinó la cancha para el gobierno de la Ciudad, la cantidad de recursos es cuantiosa en comparación con los otros 23 distritos del país”, señaló a Página/12 Cosentino. En este marco, también se conoció un documento del ministerio del Interior en el que se evalúa que el gobierno porteño recibió 127 mil millones de pesos de más por el traspaso de la Policía Federal .

“Estamos analizando las implicancias legales, pero hay cosas que se hicieron a las apuradas sin que hubiera ninguna situación de emergencia”, aseguró Cosentino sobre las cesiones de inmuebles.

La predilección por la Ciudad fue evidente en todo el mandato de Mauricio Macri en el Ejecutivo Nacional. A comienzo de 2018 AABE ya había vendido terrenos por más de 300 millones de dólares en CABA sin pasar por el Congreso. Muchas de estas ventas se hicieron para financiar obras porteñas o al propio gobierno de la Ciudad. Y, muchas veces, las transferencias de la Nación a la Ciudad terminaban en grandes negocios inmobiliarios facilitados por la administración porteña que encabeza Rodríguez Larreta. De hecho, en la última sesión del año pasado de la Legislatura porteña se aprobó en tiempo récord, y con protestas de la oposición, la enajenación de varios predios cedidos para emprendimientos de ese tipo.

Un decreto después de la derrota electoral

El proceso se agudizó tras las PASO y contó con un decreto de Necesidad y Urgencia firmado por Macri el 28 de octubre pasado, al día siguiente de la derrota definitiva. Allí, se habilita a “dar en pago” inmuebles del Estado Nacional a las provincias “a fin de cancelar deudas y/o afrontar compromisos de asistencia económico financiera”. Parte de estas “cesiones” se hicieron justamente con el argumento del pago de compromisos de asistencia que el estado nacional se había comprometido a hacer por obras en la Ciudad. “De todas maneras no había urgencia en concretar esos traspasos porque la gestión entrante debía decidir en qué forma pagar esa deuda, había muchas opciones”, señalan desde el gobierno nacional.

En el segundo semestre de 2019, las escrituras a favor de la Ciudad fueron 34 en total, pero 31 se hicieron luego de las elecciones primarias de agosto, en las que Cambiemos supo que era casi imposible que Macri obtuviera la reelección. Las cesiones fueron por más de cien inmuebles en el marco del Convenio Paseo del Bajo, Convenio Viaductos, Convenios firmados con Playas Ferroviarias S.A. y Transferencias por Ley. El monto de las trasferencias es de por lo menos 13.961.750.000 pesos y 29.948.954 dólares, es decir, alrededor de 16.000 millones de pesos según los valores actuales de esas propiedades.

Por un lado, sostiene el informe, hay 10 escrituras realizadas en el marco del Convenio del Paseo del Bajo (inmuebles cuyas valuaciones alcanzan 5.457.610.000 pesos) En el marco de los Convenios sobre Viaductos se transfieren 7 inmuebles por 8.504.140.000 pesos y en el Convenio Marco de Playas Ferroviarias, las operaciones son por 12.987.338 dólares y 16.961.616 dólares, respectivamente. Además, hay otras 18 escrituras que transfieren un instituto de menores, comisarías, cuarteles y playas judiciales, entre otros inmuebles, cuyo valor aún no se pudo definir.

El Gobierno nacional evalúa ahora la posible contradicción de esas transacciones con la Ley sobre el Régimen Federal de Responsabilidad Fiscal y Buenas Prácticas de Gobierno. El artículo 15 bis de esa ley, conocida como “la Regla del Fin del Mandato”, prohíbe cualquier disposición legal o administrativa excepcional que implique la donación o venta de activos fijos durante los últimos dos trimestres del año en que termina el mandato presidencial.

Uno de los casos paradigmáticos es el de Playas Ferroviarias de Buenos Aires SA (PFBA), cuyo principal accionista es la ANSES. Para este proyecto se firmaron dos convenios, uno en 2018 y otro en noviembre de 2019. Allí, PFBA pagó las obras futuras por adelantado con parcelas por casi 30 millones de dólares en la Ciudad. En el marco de este proceso, la comisión fiscalizadora de la sociedad advirtió que las operaciones eran alcanzadas por la prohibición de la Regla de Fin de Mandato y que no había informes técnicos y económicos financieros. Pero PFBA desestimó la advertencia.

Una concesión el 9 de diciembre

Además de la cesión de tierras, el AABE se encontró con adjudicaciones de concesiones de última hora. Tan de última hora que, por ejemplo, los bajos del viaducto del ferrocarril San Martín fueron adjudicados por 30 años el 9 de diciembre, a horas de dejar el Gobierno. El proyecto había sido criticado en su momento por organizaciones vecinales que reclamaban que el lugar se destinara a un uso público en vez de a locales gastronómicos y comerciales. Lo mismo ocurrió con los bajos viaductos del Mitre. Las concesiones, además, incluyen cinco años de gracia antes de que las empresas empiecen a pagar el canon, es decir, esto ocurrirá en 2024.