Image default

Macri anunció un plus de $400 para jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo

El Presidente dijo que la medida, por única vez, busca ayudar a las familias para la canasta navideña ante el “deslizamiento de precios” registrado en las últimas semanas. Advirtió que si los comerciantes no bajan los precios “se abrirán las importaciones”. Descartó que se declare la emergencia alimentaria.

Cabe señalar que la asignación universal es de $ 837 lo que representará un total de $ 1.237. El ministerio de Desarrollo Social junto con el Anses ya se encuentra trabajando para implementar que el pago llegue antes del feriado de Fin de Año.

“Hemos heredado una inflación que el gobierno anterior se ocupó más de ocultar que por resolver y nosotros nos hemos comprometido en cuidar a los Argentinos. Como les he dicho muchas veces la inflación hace mucho daño y especialmente a aquellos que menos tienen”, continuó explicando Macri.

Este fue el pie para anunciar la medida que beneficiara a 8 millones de personas con un costo fiscal de $ 3.300 millones, una erogación que sin duda afecta aún más la frágil situación fiscal que recibió el gobierno.

Consciente de la importancia de atacar la inflación Macri hizo referencia a que “estamos trabajando para que durante el 2016 y el 2017 vayamos hacia una inflación de un dígito”.

Luego reseñó que la semana pasada comenzaron en tomar medidas para poner la economía en marcha, habilitar la capacidad de producción del país. “Estoy muy optimista, la reacción ha sido muy buena”indicó Macri en referencia a la liberación del cepo y la eliminación y baja de las retenciones.

Aunque no dejó de admitir que “también hemos notado algunos deslizamientos de la canasta básica” por esta causa es que se otorga un aporte adicional que lleva a que los sectores de menores ingresos de la sociedad percibirán para fin de año un total de $1.237.

Al respecto Macri, en referencia a la suba de precios, si bien se mostró optimista respecto a lo que se pueda lograr con el acuerdo social, de todas maneras advirtió: “Estamos conversando, hay un buen espacio de trabajo que se ha creado, soy optimista, pero en caso que no veamos un acompañamiento en la medida en que nosotros sentimos que necesitamos los argentinos para recorrer esta transición recurriremos a abrir la importación y traer una oferta adicional que corrija el problema de precios”.

La apertura de las importaciones sin duda constituye una amenaza bastante efectiva para los sectores que puedan haber remarcado sus precios más allá de toda lógica sus precios, y en el gobierno lo saben y parece que están dispuestos a utilizar esta polémica medida.

El anuncio presidencial fue breve -apenas unos minutos- dando lugar que los periodistas puedan formular preguntas. En este sentido, Mauricio Macri admitió que en “cualquier momento” recibirá a la CGT que viene reclamando un bono adicional por fin de Año, aunque ya anticipó su postura “El gobierno nacional no está en condiciones dada la situación económica y financiera que hemos heredado en pagar ningún bono navideño y lo que hace al sector privado dependerá de cada empresa y su situación”.

También y hablándole a la CGT dijo “primero cuidamos los trabajos que tenemos para luego generar nuevos. Como también estamos trabajando para implementar el mínimo no imponible nuevo que va a reducir esta estafa que ha generado también la inflación”.

Descartó el jefe de Estado de “decretar la emergencia alimentaria” y ratificó que se está trabajando en un protocolo o una Ley Antipiquete con la intención de presentarlo en enero. “Creemos en este instrumento como algo fundamental para la Argentina”, dijo Macri, “Ese protocolo apunta a un gobierno que está abierto al diálogo con todos los sectores, creemos en ese instrumento como algo fundamental para la Argentina que viene: el arte de los acuerdos, como lo dije en el Mensaje de Apertura. Yo le pediría que realmente entendamos que la forma de expresar los reclamos, afectando a los demás es un camino que no tiene que ver con el diálogo, sino que tiene que ver con la prepotencia, con el abuso. Y acá lo que necesitamos es reducir el nivel de conflictividad”.

Finalmente admitió que están trabajando para “lo antes posible tener billetes de mayor denominación en la calle. Hay un trámite que lleva algunos meses, pero está en el esquema de trabajo. Necesitamos realmente tener billetes más grandes porque ya es inmanejable la situación con el poco valor que ya le queda al billete de 100 pesos”, concluyo el presidente.

Visiblemente cansado Macri concluyó la conferencia de prensa para más tarde poner en funciones al Procurador General del Tesoro, Carlos Balbin. En tanto, este martes al mediodía el presidente saludará a todo el personal de la Casa Rosada con motivo de las Fiestas, costumbre que se dejó de hacer desde la época de Carlos Menem.

macri 94