Image default

Macri a Francisco: “La Argentina lo acompaña con el cariño y respeto de siempre”

En su paso por el espacio aéreo, el Papa envió sus bendiciones al país. El Presidente le respondió que la Argentina lo acompaña con cariño.

Media hora antes del  aterrizaje del vuelo papal en Santiago de Chile, el presidente Mauricio Macri utilizó su cuenta oficial de twitter para responderle al pontífice Jorge Mario Bergoglio el telegrama protocolar que envió el jefe del Vaticano a sus compatriotas cuando el avión de Alitalia que lo traslada pasó por el espacio aéreo argentino.

“En nombre de todo el pueblo argentino agradezco el saludo y la bendición de @Pontifex_es al sobrevolar nuestro país. Deseo que su visita a los hermanos de Chile y Perú sea fuente de paz, esperanza e inspiración. La Argentina lo acompaña con el cariño y el respeto de siempre”, le contestó Macri a Francisco, cuando el vuelo papal ya había cruzado la Cordillera de los Andes para sobrevolar el espacio aéreo chileno y preparar su aterrizaje, que se concretó a las 19.27.

El telegrama pontificio enviado a Macri fue remitido media hora antes.  Bergoglio (como hizo con todos los presidentes) mandó un saludo escueto: “Su Excelencia Mauricio Macri, presidente de la República Argentina, como estoy volando sobre el espacio aéreo argentino extiendo mis cálidos saludos y envío mis más sentidos deseos a todo el pueblo de mi hogar, asegurándoles mi cercanía y bendición. Les pido a todos ustedes ustedes, por favor, no olviden rezar por mí”, concluyó el mensaje.

Cuando el primer Papa argentino de la historia pisó tierra trasandina fue recibido por la mandataria chilena Michelle Bachelet, que transita los últimos meses de su segundo mandato presidencial, que concluirá el 11 de marzo cuando le entregue la banda tricolor al empresario conservador y ex presidente Sebastián Piñera. El mandatario, nuevamente electo, alternó su primer período luego de cuatro años de la primera presidencia de la mujer de origen socialista que concluirá su segundo paso por La Moneda con una inédita visita papal a Chile: la segunda que registra ese país, luego de la realizada por Juan Pablo II en 1982, cuando la dictadura de Augusto Pinochet estaba por cumplir sus primeros diez años de tiranía, en medio de una amenaza de guerra con Argentina por el canal de Beagle.  En aquellos años, la tierra natal del Francisco era gobernada por una dictadura que también recibió al pontífice de origen polaco.