Image default

Los voceros “satélite” que usa el macrismo para la pelea mediática

Se trata de Durán Barba, Carrió, Rodríguez Simón y Angelici, todos sin cargo; responden a la demanda de los medios.

Su último raid mediático fue producto de una equivocación, por lo menos así lo asegura. “Me colgué, soy así…”, dice Jaime Durán Barba, mientras sonríe y mueve sus manos ampulosamente. Había arreglado con Mauricio Macri que saldría en un programa de televisión, pero contestó la invitación equivocada. “Ya no pude decirle que no a nadie”, se justifica el asesor político ecuatoriano.

Algunas de sus frases en la sucesión de entrevistas lo expusieron una vez más a las críticas. Y como en el pasado, obligó al Gobierno a desligarse de los dichos de Durán Barba.

Aunque resulte una paradoja, Durán Barba tiene una misión especial que comparte con Elisa Carrió, Fabián Rodríguez Simón y Daniel Angelici. Son algunos de los portavoces del Gobierno que no forman parte de la administración de Macri. Ofician de voceros “satélite”, ya sea en público o privado, aunque a veces ni siquiera el Presidente esté al tanto de lo que dirán o los autorice.

La libertad que les da no estar atados a un cargo los vuelve “inmanejables”, pero desde la Casa Rosada desdramatizan las complicaciones y agradecen el “trabajo”.

“La demanda de los medios de comunicación es infinita, por eso se hace necesario que estos actores salgan a jugar la pelea mediática”, explicaron fuentes oficiales.

Además, agregaron cerca de Macri, la agenda cambia minuto a minuto. “Durán Barba habló el jueves y ayer [por el viernes], el tema fue el anuncio para los jubilados. La agenda está movilizada y las declaraciones que generan ruidos o son incómodas se licúan rápido”, aseguró un integrante del Gabinete.

En su última incursión, Durán Barba sostuvo que no es “vocero ni funcionario” de Macri, aunque reconoció que dio entrevistas por pedido del jefe del Estado.

“No tengo nada que ver con el Gobierno. Conversamos con Macri cuando estoy en el país, pero no tengo contratos con el gobierno nacional. No dependo de nadie”, dijo el consultor en un reportaje con LA NACION pm el último jueves.

Unos días antes, en la mesa de Mirtha Legrand, había dicho que “la visión de que hay gente que se está muriendo de hambre no es real”. Eso le valió las reprimendas del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y del senador Federico Pinedo, con quien mantiene una rivalidad.

Con Carrió la situación es distinta. La socia del frente Cambiemos es una voz autorizada, por eso cada crítica golpea doble. Sus posiciones sobre el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, y el presidente de Boca, Daniel Angelici, por mencionar sólo algunas, “no es gratuito” para Macri. Por eso, también, la contención sobre Carrió es especial. No sólo el Presidente la recibe “cada vez que haga falta”, sino que tiene diálogo habitual con el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

“Carrió no es un satélite, es un sol”, dijeron desde Balcarce 50. El elogio esconde una crítica: si te acercas demasiado te puede quemar.

Estratega contra el juego

A Fabián Rodríguez Simón no le gusta la exposición pública. A diferencia de Durán Barba o Carrió, “Pepín”, como lo conocen dentro y fuera del Gobierno, rehúye de los flashes o las luces de los estudios de televisión. Lo suyo es el armado de la estrategia contra uno de los adversarios de Macri, el empresario Cristóbal López, el zar del juego.

Abogado de profesión, Rodríguez Simón es diputado del Parlasur y, además, asesor ad honorem del gobierno de la ciudad y de Lotería Nacional. Como parte de la mesa chica de Macri, es el encargado de llevar adelante la táctica judicial.

Fue, por citar un ejemplo, quien ideó los decretos para nombrar a Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz para ocupar los cargos vacantes en el Corte Suprema.

Por el lugar de privilegio que se ganó en el núcleo más cercano del Presidente se transformó en un vocero interno. “Es de los que bajan línea para adentro y a los que no se discute”, describieron desde Casa de Gobierno. Según explicaron, “Pepín” explica la situación y el resto se encarga de esparcir el mensaje.

Algo similar ocurre con “el Tano” Angelici, archienemigo de Rodríguez Simón y Carrió; otra singularidad de este grupo ecléctico.

El presidente xeneize continúa tejiendo poder dentro y fuera del Gobierno. Además de su “gestión” en la Justicia, por pedido de Macri hoy está librando una guerra contra el camionero Hugo Moyano por el control del fútbol argentino.

Es Angelici quien organizó el plan que puso en marcha el Gobierno para que la Inspección General de Justicia (IGJ) finalmente intervenga la AFA. Tiene una razón de peso, Sergio Brodsky, a cargo del organismo que controla las sociedades comerciales, es alguien de su confianza.

Angelici habla en nombre de Macri, pese a los esfuerzos de algunos ministros por instalar lo contrario.

En este grupo también se podría sumar a Ernesto Sanz. El ex presidente de la UCR, que participa activamente de reuniones en la Casa Rosada, se encarga de contener los reclamos de los magistrados que habitan en Comodoro Py y calmar a la tropa radical.

Los otros “mensajeros”

No son funcionarios del Gobierno, pero muchas veces hablan en nombre del Presidente

Jaime Durán Barba

Asesor político

El asesor ecuatoriano negó ser “vocero” del Gobierno, aunque reconoció que aceptó participar de entrevistas por pedido de Macri. “No tengo contratos con el Gobierno; no dependo de nadie”, dijo Durán Barba

Elisa Carrió

Diputada nacional

Socia del frente Cambiemos, Carrió es una voz autorizada y necesaria. Es respetada y por eso cada crítica golpea doble. “No es un satélite, es un sol”, dijeron desde la Casa Rosada. El elogio, está claro, esconde una crítica

Fabián Rodríguez Simón

Abogado

Estratega judicial, es uno de los encargados de esparcir las tácticas que lleva adelante el Gobierno. “Es de los que bajan línea para adentro”, confiaron fuentes oficiales. Hoy está abocado a su “batalla” por el control del juego

Daniel Angelici

Presidente de Boca Juniors

El presidente de Boca juega un rol similar al de Rodríguez Simón, su mensaje no es para afuera. Y pese a los intentos de algunos integrantes del Gabinete por desmentirlo, habla en nombre de Mauricio Macri

por Santiago Dapelo – La Nación

Jaime Durán Barba, Elisa Carrió, Daniel Angelici y Fabián Rodríguez Simón