Image default

“Los Monos” desembarcan en Chubut, pero dicen que extrañan

El abogado de los dos de los líderes de la supuesta banda narco rosarina apodada “Los Monos”, Carlos Varela, confirmó que uno de ellos, Máximo “Guille” Cantero, fue trasladado a la Unidad 6 de Rawson. También cuestionó la decisión judicial de ser trasladados al considerar que es “una decisión gravosa” para los ellos, que va a provocar “un trastorno enorme” y que es un vejamen innecesario del Servicio Penitenciario Federal.

Las apreciaciones del letrado al canal de televisión América fueron remarcadas por la agencia de noticias Télam en relación a los líderes de la banda narco “Los Monos”, quienes habían sido trasladados el miércoles último al penal federal de Ezeiza desde Rosario, volvieron a ser movidos a otros penales provinciales, supuestamente por cuestiones de seguridad.

El nuevo traslado fue confirmado por el abogado de los imputados, Carlos Varela, quien dijo en declaraciones al canal América que Máximo Ariel “Guille” Cantero fue llevado al penal U-6 de Rawson, mientras que Ezequiel Chamorro fue trasladado a una cárcel de Neuquén. “Fue resuelto anoche, es una nueva decisión gravosa para ellos, porque están a más de dos mil kilómetros de su lugar de origen y porque la comunicación con sus familiares se va a complicar aún más de lo que era ahora”, dijo el letrado, quien se mostró “sorprendido” por la decisión.

Vejámenes

“El Servicio Penitenciario Federal está aplicándole vejámenes innecesarios”, agregó Varela, quien explicó que el nuevo traslado a los líderes de la banda narco “les provoca un trastorno enorme”.

La sospecha del letrado es que el nuevo traslado tiene como finalidad evitar el contacto entre ellos y con otros presos que puedan conocer.

A pedido de la justicia de Santa Fe, Cantero y Chamorro fueron trasladados el miércoles último desde el penal de Piñero, cerca de Rosario, hacia la cárcel de Ezeiza.

Las autoridades de esa provincia temían que ambos jefes narcos pudieran estar planeando una fuga, debido a distintos episodios que, según dijeron, se habían registrado en las últimas semanas entre ellos una llamada alertando el supuesto plan y un intenso tiroteo en el acceso a la cárcel santafesina.

El traslado se produjo en medio de un fuerte operativo de seguridad de las fuerzas provinciales, aunque el ingreso al penal bonaerense demoró más de cinco horas debido a la falta de lugar.