Image default

Los hijos de Báez denunciaron ante la Justicia que son hostigados por el juez Casanello

Sumaron la denuncia como argumento para insistir en el apartamiento del magistrado.
Los abogados de los hijos del empresario kirchnerista detenido Lázaro Báez presentaron hoy un escrito ante la Cámara Federal porteña para denunciar que los jóvenes son “hostigados”. Responsabilizaron por ello al juez federal Sebastián Casanello y sumaron la acusación al pedido para apartarlo.

En un escrito, los abogados Santiago Viola y Claudia Balbín, que representan a Leandro, Luciana y Melina Báez, sumaron esto como argumento a la hora de insistir en el apartamiento de Casanello, algo que tiene que resolver la Sala II de este Tribunal de Apelaciones.

Desde el juzgado explicaron que en el marco de la causa se ordenaron tareas de inteligencia y supervisión de los movimientos de los imputados, algo parecido a lo que ya se hizo en el caso del padre de la familia, Lázaro Báez.

Pero los abogados protestaron ante la Cámara por lo que consideraron constituye un “hostigamiento” y hasta advirtieron que los tres hijos de Báez eran esperados hoy en el aeroparque porteño por dos vehículos sin identificación que los siguieron hasta el hotel donde se hospedan con identidades falsas en el barrio porteño de Recoleta.

“Desde el 24 de junio, fecha de audiencia de Báez ante la Cámara, ocurren hechos de altísima gravedad institucional, los cuales serían dirigidos y ordenados por el doctor Sebastián Casanello en algún expediente paralelo sin órdenes escritas pero que hacen al fundamento de la recusación”, argumentaron.

En este sentido, señalaron que, desde el viernes pasado, cuando Casanello ordenó indagar a los tres luego de encontrar cuentas en Suiza a su nombre con depósitos de hasta 25 millones de dólares, personal de civil de la Policía Federal Argentina -entre ellos un subcomisario y un inspector a los que identificaron- siguieron por Rio Gallegos a los tres hijos del empresario y a su madre, Norma Calimonte.

En el marco del expediente que investiga la denominada “ruta del dinero K”, Casanello citó a indagatoria a los tres jóvenes y les prohibió la salida del país.

“En todo momento personal policial hizo saber que actuaba por orden de Casanello, tuvo trato cordial y amable para la familia pero no exhibieron orden alguna, ya que la misma no existe”, se quejaron los abogados.

Además, protestaron porque los tres imputados por lavado de activos “deben llevar a sus hijos al colegio y actividades diarias” y el “seguimiento policial constante asustó a los menores”.

También se quejaron porque, según ellos, hasta el momento no pudieron acceder al informe de la Unidad de Información Financiera en base al cual el viernes se resolvieron las indagatorias previstas para la próxima semana.

Luego de comprobar que son beneficiarios de una cuenta en Suiza que tendría unos 25 millones de dólares, la Unidad de Información Financiera (UIF) pidió la detención de los cuatro hijos de Lázaro Báez, en una causa en la que tanto Lázaro como Martín están procesados por lavado de dinero.