Image default

Los 7 milagros de Caruso Lombardi

El entrenador de Sarmiento tuvo varios desafíos en su carrera que incluyeron estar al borde del descenso en varias oportunidades. En siete de ellas, salvó a los clubes de la B. Repasálos acá.

San Ricardo Caruso Lombardi sumó un nuevo fiel a su Iglesia: gracias al agónico gol de Renzo Spinaci, Sarmiento logró la permanencia en la Primera División en el último minuto de la última fecha y, así, se convirtió en el séptimo equipo que salvó de la B Nacional.

El culto al DT nació en 2007 gracias a una recomendación de Diego Armando Maradona a, casualidades de la vida, Argentinos Juniors. Caruso venía del ascenso -su último trabajo había sido Tigre, que por entonces militaba en la BN- y aprovechó la oportunidad: dejó al Bicho en la máxima categoría y, gracias a su efectividad, dio el salto a Newell’s, que también andaba con problemas de puntos.

En la Lepra confirmó su mejor cualidad. Cuando se hizo cargo del equipo, los rosarinos estaban en zona de descenso directo, pero el entrenador consiguió que ni siquiera tuviera que jugar la Promoción. El equipo terminó octavo, con 29 unidades, y todo parecía indicar que iba a continuar, pero eligió distanciarse por algunos con la dirigencia y con algunos jugadores, particularmente Rolando Schiavi.

En 2009 y en 2012 logró su canonización, salvando a dos grandes del Infierno. Primero, aRacing en 2009, y, luego, a San Lorenzo en 2012, en donde fue puesto a prueba un poco más. Si bien logró salvarse del descenso directo en la última fecha, debió jugar la Promoción con Instituto. Un triunfo en Córdoba y un empate en el Nuevo Gasómetro lo convirtieron en santo.

En 2013 retornó a La Paternal para devolverle la Fe a los hinchas. Y lo logró, gracias a un triunfo en el último partido en Rosario ante Newell’s por 1-0 con varios juveniles. De allí también se fue peleado con varios futbolistas y aseguró que estaba “cansado de pelear descensos”, pero en 2014 rescató a Quilmes, hasta lo que hoy era su último milagro.

Con la victoria en Bahía Blanca son, en total, seis clubes diferentes en poco menos de diez años de carrera en la Primera División del fútbol argentino los que fueron tocados por su gracia. San Caruso va, camina entre los mortales y agiganta su figura, amen de su alto perfil mediático y de su verborrágica personalidad.