Image default

Liberaron a expolicía condenado por violaciones a los derechos humanos en la última dictadura

El tribunal oral federal número cinco excarceló  al ex policía Miguel Alcides Viollaz, condenado a sólo cinco años de prisión por el secuestro el 17 de agosto de 1976 de Ricardo Alberto Cittadini, quien hasta hoy permanece desaparecido.

Viollaz ya gozaba de detención “morigerada” domiciliaria, pero el tribunal, en voto dividido (los jueces Adriana Palliotti y Oscar Hergott más el rechazo de Daniel Obligado) dispusieron la “inmediata libertad” del ex uniformado, pese a que su condena no está firme y existe una apelación para que se eleve la pena a 21 años de cárcel.

Viollaz fue condenado por el propio tribunal oral en setiembre del año pasado por el delito de “privación ilegítima de la libertad por haber sido cometida por un funcionario público con abuso de sus funciones o sin las formalidades prescriptas por la ley”.

El juez Obligado había considerado que correspondía imputar a Viollaz “el agravante de la privación ilegal de la libertad por haber durado más de un mes y, el delito de tormentos agravados por la condición de perseguido político, cometidos ambos en perjuicio de Cittadini”.

La desaparición de Cittadini ocurrió cuando fue secuestrado junto a otras personas en un departamento de La Plata, cuando tenía 21 años, y fue trasladado a la Comisaría 28 de la Capital Federal, improvisada como centro clandestino de detención.

El voto mayoritario consideró que Viollaz “se halla en condiciones de acceder al beneficio de la excarcelación, toda vez que se encuentra privado de su libertad desde el 26 de septiembre de 2013, habiendo permanecido en forma ininterrumpida en esa condición, hasta el día de la fecha, lo que importa un tiempo de detención total de tres años, cuatro meses y nueve días”.

Los jueces consideraron que correspondía acceder al pedido de excarcelación formulado por el defensor oficial Germán Carlevaro, conocido porque intervino como querellante durante buena parte de la investigación por la muerte de Alberto Nisman, en representación de las hijas del ex fiscal y su ex esposa, la jueza Sandra Arroyo Salgado.

La libertad fue concedida “habiendo cumplido bajo la modalidad morigerada de detención domiciliaria un tiempo que, de existir sentencia firme, le permitiría acceder al instituto de la libertad condicional, teniendo en consideración la pena que le fuera impuesta”.

Fuente: DyN

Resultado de imagen para Miguel Alcides Viollaz