Image default

Lázaro Báez le declaró la guerra a Máximo

El dueño de Austral Construcciones mandó a un emisario a dialogar con el hijo de la ex presidente. 

Lázaro Báez envió una advertencia clara luego de escuchar las declaraciones de Alicia Kirchner, en las que afirmó que su familia no tenía relación con él.

“Que les quede claro, ahora somos peligrosamente enemigos”, fue el mensaje que le envió el empresario a Máximo Kirchner, vía un tercero, según confirmó Infobae con esa persona. El mensaje parece que no llegó.

el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y el director de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, anunciaron la medida así como la intervención del organismo vial en esos convenios por las “groseras irregularidades” que detectaron en apenas 70 días.

Según el mismo medio, desde el entorno de Báez creen que la hermana del expresidente Néstor Kirchner tuvo que ver con la decisión. ”No me castiguen a mí por Lázaro, nosotros no tenemos nada que ver”, habría dicho.

La guerra de Báez también es con el ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray. En su campo a 60 kilómetros de Río Gallegos, donde pasó la Semana Santa, el titular de Austral Construcciones hizo responsable a Cristóbal López de las declaraciones de Echegaray y recordó una vieja amistad que siempre los separó: Rudy Ulloa.

El exchofer e histórico puntero de Néstor Kirchner, ahora devenido en millonario, siempre mantuvo cortocircuitos con Báez.

Echegaray fue socio de Ulloa en los 90, y fue uno de los responsables de la creación del multimedios de Ulloa y fue él quien desde su lugar en la Aduana permitió, por ejemplo, la compra de la rotativa que le dio vida al ya extinto diario de Ulloa, emblema de la gestión kirchnerista.

Por lo pronto, las arcas provinciales siguen en rojo y sin auxilio nacional. Siguen sin aparecer cerca de mil millones que antes de dejar la Presidencia Cristina envió a Santa Cruz, ni los 600 millones que Alicia Kirchner le pidió a Macri.