Image default

Lázaro Báez, ¿el secreto de las bóvedas o de los pozos ciegos?

Leonardo Fariña hizo publicar un aviso en esos sitios digitales de compra – venta. El texto: “Vendo pozo ciego en Santa Cruz. ¿Cuál era el mensaje?”

¿Y si nos son bóvedas de acero, ni conteiners donde se esconde el dinero fantasma en Santa Cruz?Leonardo Fariña envió un mensaje casi codificado hace un tiempo, un aviso clasificado dirigido a la familiaBáez. Se lo hizo llegar, pero Lázaro ya estaba obnubilado y sin reflejos para entender de qué se trataba.

¿Fariña vende un pozo ciego? Sí, no es tan difícil saber de qué se trata.

En Santa Cruz como en gran parte de la Argentina, no existen red cloacales, y menos en los campos.

El asunto se subsana cavando en la tierra y colocando pozos ciegos, conectados con cañerías subterráneas para que cuando alguno se llena vaya desagotando en otros y así sucesivamente hasta sacar las aguas servidas o tenderles un sistema de drenaje que permita no contaminar en exceso las tierras.

En el sur hay pozos ciegos premoldeados (ese es el que ofrecía Fariña en su clasificado), que se adquieren y un par de obreros pueden instalarlos sin demasiado problema. No ese trata de un proyecto faraónico de construir pirámides, todo es más sencillo.

Una buena aislación del pozo es necesaria para evitar que se filtren olores nauseabundos, o para evitar que entre humedad si el pozo se utiliza como caja de seguridad.

Los modernos albañiles u obreros de la construcción también tienen el hábito selfie, algunos sacaron fotos de los camiones transportando el efectivo en montañas de un lado a otro y algunas de esas escenas si filtraron. Pero los sabuesos de la Justicia no están solos en la Patagonia.

Hay chicos malos de uniforme que quieren encontrar los tesoros del pirata y rondan las inmediaciones como cuervos frente a carne muerta.  Como si fuera los tiempos de los buscadores de oro, que avecinan ahora posibles baños de sangre, todo por encontrar los presuntos tesoros enterrados.

Pero no hay que buscar bóvedas fantasmas, hay que rastrear todos los pozos ciegos de las estancias de Báez que quizás ahí se grite… Bingo!

En los últimos tres meses Lázaro no hizo a tiempo para trasladar la fortuna escondida fuera de la Patagonia. Ya estaba siendo vigilado y sabía que sus posibles vigilantes podían rapiñarle el botín, por lo cual parte de la fortuna mal habida sigue estando en esas tierras heladas.

¿Esconder la plata en pozos ciegos que sirven como bóvedas?

Nos dice Mauricio D´Alessandro: “En Tandil mi abuelita guardaba el dinero en un aljibe, y nadie pensaba que ahí podían esconderse valores”.

La última leyenda que escuchamos decía que la Justicia podía alquilar un satélite francés que lee la tierra desde los cielos hasta 10 metros de profundidad, y rastrillar la Patagonia o los campos de Báez en busca del tesoro perdido.

Imaginamos en pocos años que esta trama de novela se lleve al cine, con la consigna…Es verdad, aunque usted no lo crea”.

Por Jorge D. Boimvaser – Diario Veloz