Image default

Las peleas con el poder macrista que Abad dice no haber tenido nunca

El sabueso saliente los niega, pero tuvo roces con Marcos Peña y sus laderos por los medios de Cristóbal López, el affaire Moyano-OCA y el blanqueo de capitales.

“No me peleé con nadie, son rumores que jamás salí a desmentir porque jamás hablaría de versiones poco serias. Vine contento y me voy contento”, le dijo este viernes el saliente jefe de la AFIP, Alberto Abad, a Clarín. A continuación, el detalle de las peleas que, aunque las niegue, el sabueso renunciante mantuvo con el corazón del poder macrista, liderado por el todopoderoso Marcos Peña, que ahora controlará también el organismo recaudador:

Abad tuvo dos grandes rounds con el vice jefe de Gabinete Mario Quintana y uno más áspero con el propio presidente Mauricio Macri cuando se filtró parte de la información reservada sobre el blanqueo que lanzó la nueva administración y que el sabueso consideró “un premio para los que habían incumplido con la ley”.

La oposición de Abad al diseño original del blanqueo no logró frenarlo, pero la filtración posterior lo puso en un lugar extremadamente incómodo. La movida fiscal se transformó en el mayor blanqueo de la historia, con 110 mil millones de dólares declarados, pero la lista que se filtró reveló que los familiares directos del Presidente habían sido beneficiados con “el premio” que Abad no quería implementar.

Los cortocircuitos con Macri fueron el capítulo final de dos disputas previas, pero con Quintana, a partir de la deuda fiscal de la empresa telepostal privada OCA, operada por el empresario Patricio Farcuh, pero vinculada al sindicalista Hugo Moyano.

“Abad quería liquidar la empresa y pedir directamente la quiebra y Quintana se oponía abiertamente”, confió una fuente de la AFIP a este medio, en referencia a la deuda de 1.400 millones de pesos que esa empresa mantiene con el fisco. “Había una puja muy grande, porque OCA tiene 15 mil empleos directos y 10 mil indirectos: Abad quería mandar todo a la quiebra y Quintana no”, completó la fuente.

Otro punto caliente de divergencias con Quintana también gira en torno a una deuda impaga con el fisco, pero respecto al pasivo del Grupo Indalo, que perteneció al empresario Cristóbal López y que tuvo su punto más álgido de tensión cuando el renunciante funcionario se opuso a la venta del canal C5N a Ignacio Rosner. “Con Indalo, Abad tenía posibilidades técnicas para ofrecerle facilidades de pago, pero él nunca quiso parecerse (a su antecesor Ricardo) Etchegaray”, contó una fuente fiscal respecto al pasivo de 8 mil millones de pesos.

Fuente: LetraP