Image default

La verdadera excepcionalidad estadounidense

Estados Unidos posee algunos atributos que le dan un carácter excepcional.

En este artículo no hablaremos del excepcionalísimo norteamericano en su versión tradicional, sino que mencionaremos algunos atributos de la primera economía mundial que le dan un carácter excepcional.

En primer lugar, los Estados Unidos son emisores de la moneda mundial, es decir de aquella moneda que es de uso internacional para el intercambio de bienes y servicios y todo tipo de transacciones financieras.

Una primera consecuencia de esta característica es que los Estados Unidos no necesitan exportar para importar. Es decir, mientras que el resto de los países del mundo, necesitan exportar algún tipo de bien o servicio, o endeudarse en dólares, para conseguir la moneda con la que continuarán luego comerciando internacionalmente, dicho país no requiere de tal intercambio previo para adquirir bienes en el resto del mundo.

Una segunda consecuencia de esta excepcionalidad es que los Estados Unidos pueden endeudarse con el resto del mundo en moneda doméstica. Mientras que el resto de los países del globo al endeudarse en dólares adquieren un pasivo que debe ser repagado en una moneda que no emiten, los Estados Unidos con su Banco Central (Reserva Federal) puede emitir la moneda en la que se endeudan sus ciudadanos, ya sea local o internacionalmente.

Una tercera característica es que las variaciones en el valor de cualquier otra moneda del sistema internacional para con el dólar (por ejemplo, una devaluación o apreciación del peso argentino), no altera a priori el precio de los commdities básicos importados cuyo precio es fijado en dólares estadounidenses. Para ejemplificar, si una Tonelada de Soja tiene un precio de 450 dólares, su precio para los Estados Unidos seguirá siendo de 450 dólares con independencia del valor del peso respecto al dólar.

Un cuarto atributo derivado es que, no solo su déficit fiscal puede sostenerse en el tiempo sino también sus déficits de cuenta corriente. Es decir, al emitir la moneda que todo el resto del mundo necesita para comerciar y realizar operaciones financieras, los Estados Unidos pueden tener egresos de dólares superiores a los ingresos de forma indefinida.

En definitiva, Estados Unidos produce dólares mientras que el resto del mundo todos aquellos bienes y servicios que esos dólares puede comprar. Esta asimetría en la capacidad de las distintas monedas da a la primer economía del mundo un poder económico y financiero excepcional que no puede ser replicado, independientemente del grado de desarrollo económico alcanzado por cada país. Mientras dicho sistema de pagos e intercambio internacional se mantenga y se defienda, los atributos del dólar serán una excepcionalidad económica estadounidense y un sueño inalcanzable para el resto de los países del mundo.

Por Silvio Guaita *- EPD

  • Licenciado en Economía de la Universidad de Buenos Aires, Martillero Público y Corredor Inmobiliario de la Universidad de Morón y Magister en Economía en la Universidad de San Andrés.