Image default

La última de Carrió: le escribió una carta pública a Vidal

La misiva pública vuelve a atacar a Pablo Bressi, jefe de la Policía de la provincia, y es un nuevo cimbronazo para Cambiemos. “O es una brillante mente criminal; o es un idiota que carece de capacidad alguna para detectar la presencia de un delito y actuar en consecuencia”, escribió la diputada sobre el uniformado.

Elisa Carrió le envió una carta a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, para ratificar sus acusaciones en contra del jefe de la Policía Bonaerense, Pablo Bressi, a quien volvió a vincular con un sistema de recaudación ilegal vinculado, entre otros ilícitos, al narcotráfico.

En otras palabras: “Lilita” le mandó las pruebas para pedirle que eche de su cargo al hombre al que ella calificó como “cómplice del narcotráfico” en la provincia. Ayer, Vidal le había reclamado eso mismo. “Lilita sabe bien que no sostendría a ningún funcionario que esté vinculado a algún delito”, afirmó ayer la gobernadora.

“Querida María Eugenia, te escribo estas líneas en razón de que en estos días se ha discutido mucho y se me ha criticado respecto de si tengo pruebas que acrediten mis dichos sobre el actual jefe de la policía de la provincia de Buenos Aires, tema del cual hablamos durante los últimos seis meses, al igual que lo hicimos sobre Fernando Díaz – Jefe del Servicio Penitenciario – por el caso del penal de Magdalena”, comienza la misiva que “Lilita” le envió desde su casa de Exaltación de la Cruz a la gobernadora.

En ese sentido, Carrió reconoce “la buena fe y voluntad” de Vidal para luchar contra el narcotráfico, pero afirma que no todos en su Gabinete piensan como ella. “Sé que vos y yo somos una de las pocas que lo hacemos. Siempre te voy a ayudar en esto, vengo investigando hace veinte años, desde el caso Poli Armentano ocurrido en 1994, y que empecé a investigar como diputada en el año 1996”, le dice.

“Más cerca en el tiempo he llevado en forma personal y sin la palabra y la ayuda de nadie el combate contra Aníbal Fernández“, destaca la diputada de Cambiemos, que reconoce que sus declaraciones contra el jefe de la Bonaerense tuvieron un disparador: un editorial del periodista Carlos Pagni, en el diario La Nación.

Dice la líder oficialista: “Como escribió Pagni el ‘titular de la policía bonaerense, en cuyo seno, confiesa el ministro Cristian Ritondo, anidan mafias, es Pablo Bressi, responsable de narcotráfico con Scioli. Comprensible: Ritondo pactó el control de esa fuerza con su antecesor Alejandro Granados. Por eso no puede ofrecer soluciones a María Eugenia Vidal, quien es intimidada con episodios extrañísimos cada semana”.

“Coincido con ese análisis, parte de la policía no creo que este jugando para la gobernadora, hay algunos lugares donde los problemas de seguridad son graves, como puede ser el caso de Lanús y coincido en que la relación Bressi, Matzkin y Granados son la continuidad de lo que podemos cambiar”, denuncia y pide investigar el Club Atlético San Telmo.

Tras el reclamo de Vidal de tener pruebas que fundamenten los dichos de Carrió contra Bressi, la diputada decidió hacer público un informe de casi 20 páginas que venía elaborando hace meses contra el titular de la Bonaerense.  “Es lo que pude investigar en este tiempo, con las escasas herramientas que tiene una diputada nacional”, le explica.

En uno de los párrafos más duros del trabajo que realizó, Carrió es lapidaria: “O Bressi es una brillante mente criminal o es un idiota que no puede dirigir ni siquiera a la gente que él conoce y así mucho menos dirigir el combate contra el delito organizado”.

En otro de los pasajes de su informe, apunta al testimonio de condenados contra Bressi, pide tenerlos en cuenta, y los compara con las declaraciones del arrepentido Leonardo Fariña y de Martín Lanatta en casos de corrupción. “Tirar por lo bajo los testimonios de estas personas como seguramente intentarán hacer los que quieren que nada cambie, es reconocer que los testimonios de Ibar Pérez Corradi, Martín y Cristian Lanatta, Víctor Schillaci, Leonardo Fariña, entre otros, no tienen validez o el peso que se les brinda“.

“Sería un error político solamente apreciar la prueba contra la corrupción en los casos que favorece al gobierno de turno“, sentencia la líder oficialista.

“Seguiré haciéndolo, ayudando en el país a combatir el flagelo del narcotráfico y las mafias que envuelven a la provincia de Buenos Aires”, sigue y promete: “Seguiré ayudándote a vos en tu gestión de corazón, porque confío no solo en tu capacidad y tu honestidad, sino también en tu firme decisión de combatirlo“.

Tras la carta, que firma “con afecto”, Lilita adjunta su investigación sobre los presuntos vínculos del jefe de la Policía con el narcotráfico.

A continuación algunos de sus párrafos más fuertes: 

-“Un mal director genera malos empleados y trabajadores. Ese termina siendo el esquema policial que vemos hoy en día, en el cual la policía posee un índice del 80%, estimativamente, de delitos no esclarecidos y un 20% que los conforman los hechos de flagrancia, entre los cuales encontramos los típicos caso de “se chocó con el delito” o “lo encontraron de casualidad”. No hay un rol intención de combatir los delitos y mucho menos de esclarecerlos. El Director de la Policía de la Provincia de Buenos Aires es el Comisario General Pablo Alberto Bressi. Al él debemos aquella falta de ideas, programación, pasión, determinación y constancia que lleva a que los habitantes de la Provincia de Buenos Aires seamos víctimasdías tras días de distintas materializaciones del delito“.

-“El Comisario General Pablo Alberto Bressi es una brillante mente criminal; ó el Comisario General Pablo Alberto Bressies un idiota que carece de capacidad alguna para detectar la presencia de un delito y actuar en consecuencia. Ambas posturas son adversas, como ya dijimos, pero demuestran que el director y diagramador de la mayor fuerza de seguridad de la Argentina no cuenta con la idoneidad mínima o rectitud moral para llevar adelante sus funciones“.

-“No tengo dudas que desde el 10 de Diciembre pasado los famosos sobres y bolsos con dinero se siguieron entregando en los distintos destinos que correspondían para aquel sistema de recaudación ilegal. ¿Su receptor final?, no puede ser otro que el flamante Jefe de Policía, Comisario General Pablo Alberto Bressi. Este sistema no fue diseñado por Bressi, sinceramente no posee tanto ingenio. Él lo heredó del exjefe de policía, Comisario General Hugo Matzkin, y sí, por el contrario, se encargó de mejorarlo en cuanto a la suma final de canon ilegal“.

“Bressi tendría que decirnos por qué designó a aquellos jefes de dependencia que se vieron involucrados en hechos vinculados al cobro de coimas al narcotráfico, cuál fue el mérito o justificación para nombrarlos en esos puestos; y por qué pese a los resultados se los mantuvo en su cargo, siendo que a simple vista se evidenciaba un hecho de corrupción. No es menor advertir que ninguna de las investigaciones contra Mameluco fue iniciada en San Martín, sino por el contrario en Lomas de Zamora, con lo cual se evidencia que las autoridades designadas por Bressi para aquellos sitios miraban hacia otro lado lo ocurría con esta persona”.

-“Se duda llamativamente que coimas que ascendía alrededor del medio millón de pesos fueran desconocidas por cualquier estrato de la fuerza policial. Resulta totalmente inverosímil creer que un oficial raso o subalterno sea tan audaz de cobrar semejantes sumas sin el aval de sus jefes, más aún cuando detrás de ello se tenía que cumplir un servicio para el narcotraficante que pagaba, el cual consistía en no actuar en detrimento de aquel, cosa que queda fuera de alcance de un oficial subalterno que no posee dirección alguna de ese tipo, sino es a través de sus jefes“.

-“Bajo este estudio y frente al pretexto de que Bressi o sus representantes del ministerio insistan sobre esta situación [de desconocer el cobro de coimas] hay que poner de sobresalto lo siguiente. No podemos tener de jefe de policía a un tipo que no detecta que le están cobrando una coima en reiteradas oportunidades y no hace nada al saberlo. Eso se llama complicidad o estupidez. Y al cual quienes cobran aquellas coimas son la misma gente que él designo y sus amigos. ¿Al jefe de policía no le son leales ni sus amigos?“.

-“Tirar por lo bajo los testimonios de estas personas [narcos detenidos que apuntan contra Bressi] como seguramente intentarán hacer los que quieren que nada cambie, es reconocer que los testimonios de Ibar Pérez Corradi, Martín y Cristian Lanatta, Víctor Schillaci, Leonardo Fariña, entre otros, no tienen validez o el peso que se les brinda. Todo lo contrario. No hay que desapegarse de las fuentes de información en la lucha contra la corrupción y el narcotráfico, y menos cuando existe prueba judicial que los avala. Tanto la corrupción y el narcotráfico son delitos complejos y su probanza requiere de mucha prueba y acreditación de vínculos“.

-“Sería un error político solamente apreciar la prueba contra la corrupción en los casos que favorece al gobierno de turno(Ibar Pérez Corradi, Martín y Cristian Lanatta, Víctor Schillaci, Leonardo Fariña, entre otros). Hay que aceptar los errores y saber corregirlos, siendo que si por consiguiente los negamos hacia futuro tendremos mayores problemas“.

Si bien no hay, o no se conocen, causas judiciales en contra de Bressi, hay que destacar que sus subalternos, delegados y amigos no corren con la misma suerte, como así tampoco las dependencia por donde prestó servicios Bressi, siendo que a aquellos se los relacionó en diferentes causas vinculadas a hechos de cohecho y narcotráfico, en las cuales se cree, ante lo dicho, la participación de esta persona. En otras palabras, tendremos que decir que si bien el jefe de policía no tendría causas, no es ningún secreto que han allanado sus dependencias por irregularidades y que han detenido a personal de él. Con lo cual reiteramos la premisa de inicio. ¿Es una astuta mente criminal o simplemente un idiota?“.