Image default

La tecnología nos prometió más tiempo libre, ¿hemos sido engañados?

Varios expertos analizan por qué si los avances optimizan procesos y teóricamente nos ayudan a ampliar nuestro ocio, estamos cada vez más saturados y agobiados.

En busca de una mayor productividad y ahorro de tiempo, diseñamos tecnologías cada vez más rápidas y competentes. Ocurrió con la llegada de diversos medios de transporte, la prensa escrita e internet. Dada la promesa de agilizar los procesos para trabajar mejor y menos horas, no hay detractores. Pero hoy en día, muchas personas se enfrentan a la paradoja de que, a medida que mejora la tecnología, el tiempo libre es escaso. En otras palabras, cuanto más Zoom, menos ocio. ¿Fuimos engañados? Para muchos filósofos, psicólogos e investigadores, la creencia de que las máquinas vinieron a liberarnos del peso del tiempo es una falsa promesa que debe ser prohibida.

“Se ha creído durante mucho tiempo que el progreso técnico conduce a una mayor productividad, capaz de hacernos tener una vida más contemplativa y feliz. Pero en realidad sucedió lo contrario ”, dice por mail Jorge Franganillo, investigador y catedrático de Información y Documentación de la Universidad de Barcelona. El investigador publicado varios estudios, entre ellos Gestión de información personal, en el que analiza la paradoja entre tecnología y economía o pérdida de tiempo a través de diversas herramientas, como el correo electrónico o las redes sociales.

Franganillo cuenta con el apoyo de filósofos como el esloveno Slavoj Žižek con su ensayo Pandemia: bienvenido al desierto viral o el surcoreano Byung-Chul Han en su libro La sociedad cansada que también advierten de una nueva explotación sin autoridad, en la que los usuarios de la tecnología son, al mismo tiempo, esclavos y amos. “Nos exploramos de forma voluntaria y apasionada, creyendo que nos estamos realizando. Lo que nos agota no es la coerción externa, sino el imperativo interno de tener que actuar cada vez más ”, explica Han en este artículo de Ideas.

Desde Australia, el Dr. Aoife McLouglin y tu equipo de investigadores de la Universidad James Cook también destacó el lado menos amigable de la relación tecnología-hora. De acuerdo con el estudio Liderado por McLouglin, el uso de cualquier tipo de tecnología altera la percepción del tiempo de las personas y les hace creer que tienen más minutos libres porque usan herramientas digitales para trabajar en el trabajo, incluso cuando eso no es del todo cierto. “Si bien la tecnología puede ayudarnos a trabajar más rápido, también nos hace sentir más presionados por el tiempo. Cuando aumenta el ritmo de vida, disminuye la sensación subjetiva de tener tiempo libre o disponible, provocando una sensación de estrés en el individuo ”, dice el médico.

Más ocupado que nunca

“En realidad, estamos dominados por la semilla acelerada de la tecnología, que nos ha hecho más ocupados que nunca, obligados a hacer todo más rápido”, explica Franganillo. Y la abrupta llegada del teletrabajo debido a la pandemia de coronavirus sirvió para demostrarlo. Por ejemplo, el 66% de las empresas españolas aumentaron su productividad durante el tercer trimestre de 2020, una media del 22%, frente al 18% a nivel internacional y solo por detrás de Alemania. Además, un estudio de la consultora McKinsey publicado a finales del año pasado encontró que en España, Reino Unido, Francia, Alemania, India, Japón, México, China y Estados Unidos, más del 20% de los empleados -que realizan alrededor de 2.000 actividades en 800 trabajos diferentes: podría trabajar de forma remota de tres a cinco días a la semana con la misma eficiencia que si estuviera trabajando en la oficina. Pero este aumento de la productividad también ha repercutido en la salud física y mental.

“Si bien estas herramientas nacieron como fuente de autonomía y flexibilidad, en realidad intensifican las expectativas de comunicación e implicación constante en el trabajo y, en consecuencia, aumentan el estrés”, explica Franganillo. En la misma línea, el psicólogo y especialista en tecnoestrés, Celestino González-Fernández emerge, en una conversación a través de WhatsApp, que entre hiperconectividad implica tecnoaddicciónansiedad tecnológica Y fatiga tecno y que tanta exposición es insostenible para la salud mental. “Esta hiperconectividad llevará en los próximos años reducir el consumo de tecnología en muchos casos y sectores de la población. No para dejar de lado, demonizar o eliminar las herramientas digitales, sino para hacerlas menos invasivas en nuestras vidas. Miraremos más a la desconexión digital ”, predice la psicóloga.

A toda velocidad

Los expertos sugieren que una de las razones por las que caemos en la paradoja entre tecnología y tiempo es el culto a la velocidad. Las demandas de una Internet más rápida, un sistema operativo más rápido para los teléfonos inteligentes están creciendo, e incluso en los medios de comunicación, los lectores exigen más noticias, informes e investigaciones en menos tiempo. Más, más y más. “Creemos que cuanto más rápido hagamos todo, más tiempo ganaremos. Y estamos tan inmersos en esta cultura de la hiperproductividad que es difícil detenerse y valorar si la velocidad debe ser la verdadera medida de la innovación ”, reflexiona Franganillo.

La sensación de que tenemos menos tiempo para el ocio, las relaciones y el sueño puede deberse a la cantidad de redes sociales, puntos de conexión y nuevas formas de trabajar que han sido el efecto de la tecnología. “Lo que explica la sensación subjetiva de estar tan ocupado no es la cantidad de tiempo que tenemos, sino la calidad y el carácter de ese tiempo”, enfatiza la investigadora. La clave es cómo organizamos el tiempo disponible y cómo distribuimos temporalmente las actividades diarias.

Más información

Y como todo lo demás, el problema no está en las herramientas ni en la tecnología en sí, sino en el uso que estemos dispuestos a darles en nuestro día a día, en nuestros círculos sociales y en las relaciones familiares. “Si nos sentimos atemporales y ocupados, no es tanto por los gadgets en sí, sino por las prioridades que hemos establecido en nuestra vida”, concluye Franganillo.