Image default

La particular forma con la que enseñan educación sexual en la TV noruega -Mirá el video-

Un adolescente completamente desnudo. Una mujer joven, pero mayor que él, se agacha, le toca los testículos, le toma el pene. ¿Una escena hot de una película erótica sobre un romance prohibido? No: una clase de educación sexual que se transmite por un canal de TV abierta. 

Los videos de “Pubertat” realmente sorprenden: cuesta imaginarse un programa similar en la televisión argentina. Pero en Noruega, es la forma que el canal de la TV pública NRK eligió para enseñar educación sexual de manera clara, didáctica y sin eufemismos a los jóvenes noruegos.

En el marco del programa “Newton” –un ciclo sobre ciencia de la señal infantil NRK Súper– comenzaron hace unos meses a exhibir la serie “Pubertat” (Pubertad), que consta de ocho cortos en los que les explican a los chicos los cambios que vendrán en sus cuerpos.

Hay un adolescente desnudo y una adolescente también desnuda.Completamente desnudos. La presentadora, Line Jansrud, usa un tono divertido y, con guantes calzados, toca la vagina de la chica para mostrar el clítoris y los labios. Después, recurre al maniquí de una pelvis y, con un espéculo, los abre y muestra qué hay adentro. Como una colposcopía en directo.

No todo es tan literal. También recurren a las metáforas. Docenas de docenas de huevos servirán para explicar cómo se produce la ovulación y un envase similar al de los aderezos (pero relleno con un líquido blancuzco) graficará una eyaculación.

“Buscamos ser claros, por eso, para ilustrar cómo el cuerpo de un niño se transforma en el de un adulto, utilizamos modelos reales. Huimos de cualquier tipo de connotación sexual”, contó Erling Normann, responsable del programa, al diario español El Mundo.

El programa tuvo algunas críticas por ser considerado inadecuado, pero en general fue muy bien recibido, asguró Normann. Y como prueba, la cadena NRK les dio el Premio de Periodismo de 2015. “Hay que tener en cuenta que el sistema educativo noruego incluye una asignatura obligatoria sobre adolescencia, desarrollo corporal e identidad sexual”, aclara.

En la Argentina, una ley aprobada en 2006 estableció que los alumnos deben recibir educación sexual en las escuelas, pero los especialistas denuncian que, 10 años después, sigue habiendo problemas en su implementación. Mientras, el embarazo adolescente no para de crecer: cada 5 minutos, una chica menor de 20 años es mamá en la Argentina.

El problema es global: hace poco más de un año, la Organización Mundial de la Salud emitió una recomendación para que se empiece a enseñar educación sexual a los 12 años e incluso antes, explicándoles a los alumnos en las aulas cómo usar los métodos anticonceptivos.