Image default

La Pampa prohibió la entrada de carne de cerdo de Estados Unidos

El gobernador Carlos Verna prohibió mediante un decreto la entrada de carne de cerdo de Estados Unidos. El Decreto N° 773/18, con fecha 16 de abril de 2018, avala la reglamentación de la Ley N° 3043 que declara de interés provincial la producción y comercialización porcina.

La ley 3043 surgió con el objetivo primordial de “preservar el status sanitario de la producción porcina” en todo su territorio provincial, “en especial evitando la introducción y propagación de enfermedades exóticas, consideradas así en todo el territorio provincial”, recordó el decreto 773/2108.

En virtud de ese mandato, el artículo tercero dispuso “prohibir el ingreso al territorio de la Provincia sus productos, subproductos y derivados cárnicos porcinos que provienen de países no libres del síndrome respiratorio reproductivo porcino (PRRS)”, una circunstancia que “amerita instrumentar a través de la autoridad de aplicación, sistemas para controlar y fiscalizar el cumplimiento de tal prohibición” de tal manera que “asegure la calidad de los alimentos que transitan y puedan ingresar”.

El decreto se conoció a través de la publicación en la página oficial del gobierno de La Pampa. Junto con el gobernador Carlos Verna, lleva la firma de los ministros de la Producción, Ricardo Moralejo, y de Salud, Mario Kohan.

Estatus sanitario.

El dictado del decreto apunta a instrumentar sistemas de fiscalización para prohibir el ingreso de carne porcina desde países que presentan enfermedades exóticas para la República Argentina, como es el caso del “Síndrome Respiratorio Reproductivo Porcino” (PRRS). El ingreso de esa carne “pondría en riesgo el estatus sanitario de la Provincia”, que se encuentra libre de dicha enfermedad, y de hacerlo generaría “un impacto negativo en la producción porcina local, teniendo en consideración que la vacunación contra esta enfermedad hoy se encuentra prohibida en todo el territorio nacional”.

“Resulta totalmente nocivo y desleal para la producción provincial el ingreso de productos porcinos con un estatus sanitario inferior, comprometiendo las condiciones sanitarias de la producción del territorio pampeano y los futuros mercados para la misma”, remarcó el gobierno provincial en ese decreto.

El gobierno provincial viene trabajando sostenidamente a fin de aumentar el valor agregado de la producción primaria y la mano de obra genuina en toda la cadena de valor, desarrollando aspectos que van desde la producción hasta la comercialización. El Plan Porcino logró reactivar la cuenca porcina con un elevado estatus sanitario y con proyección exportadora, “logros que fueron conseguidos por años de trabajo a nivel provincial”.

En su artículo cuarto, la ley 3043 establece que la comercialización de aquellos productos provenientes de países libres del Síndrome Respiratorio Porcino deberán exhibirse en góndola, al consumidor, en el estado de conservación que ingresó al país y el etiquetado pertinente, indicando el país de origen del producto.

“De esta manera, la normativa dictada por el mandatario provincial impediría el ingreso de cerdos de Estados Unidos, país que no se encuentra libre de la enfermedad PRRS y que por medidas implementadas por el Gobierno Nacional fuera autorizado, en detrimento de las economías regionales del país, entre ellas la provincia de La Pampa”, reflexionó el gobierno.

“Riesgos sanitarios y económicos”

La senadora pampeana Norma Durango valoró la firma del decreto 773/18 y recordó que “en agosto del año pasado, cuando se conoció la determinación del gobierno nacional de habilitar la importación, advertíamos en el Senado sobre los riesgos sanitarios y económicos de esta decisión”. En esa oportunidad, la legisladora propuso citar a un plenario conjunto de comisiones al ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile, para que brinde “un informe pormenorizado” sobre las razones que llevaron a autorizar la importación de carne porcina desde los Estados Unidos pese a haber notificado este país a la Organización Internacional de Epizootias la presencia en su territorio del virus del Síndrome Reproductor y Respiratorio Porcino (PRRS).

Durango también pretendía saber porqué, en una acción totalmente en contrario, se había cerrado la frontera a la carne porcina procedente de Uruguay, donde también se había verificado la presencia del virus.

“A la fecha no llegamos a obtener respuestas a estos requerimientos”, sentenció la senadora.

“Ahora y antes asistimos a manifestaciones públicas relativas a la importación de carne porcina desde un país con problemas sanitarios como lo es Estados Unidos, procurando justificar esta apertura irrestricta con la urgencia de negociar asimétricamente un trueque que fuerce la introducción en ese mercado indebidamente clausurado para otros productos como ser limones (cerrado desde hace quince años) o bien carne bovina refrigerada (cerrado desde hace veinte años) y biodiésel”, contrastó la legisladora.