Image default

La mujer de Lanata inauguró su tienda de “arte accesible”

Cumplió su sueño de abrir un espacio donde el arte se manifiesta de una manera más abierta que la que impone espacios más tradicionales.

Finalmente, ella también cumplió su sueño de abrir un espacio donde el arte se manifiestea de una manera más abierta que la frontera de cristal que impone espacios más tradicionales como son las galerías de arte. Por eso, el concepto que Sara Stewart Brown manejó para su emprendimiento fue el de “feria”, porque bajo esa denominación siente que el acercamiento de potenciales clientes a un objeto de colección es más directo, informal, y por qué no democrático.

En Punto Kiwi, tal como bautizó su espacio de Recoleta, se exhiben y comercializan obras de su autoría y de una veintena de colegas contemporáneos. La accesibilidad que ella pretende no es sólo el mero ingreso a recorrer la tienda sino sobre todo a la compra de las obras expuestas. Después de todo, éste es un emprendimiento comercial con el concepto de “arte accesible” o –por qué no– “arte para todos”. En esta aventura ella y su socia, Leila Montero, trabajaron durante un año y medio; aunque sufrió una impasse durante todo el tiempo que demandó la cuestión de salud –trasplante incluido– que afectó a su pareja, Jorge Lanata.

Es la distancia. Esta semana surgió el rumor de que ella y el periodista estaban en crisis. Sin embargo, en la inauguración ambos se mostraron afectuosos, incluso hubo beso para los fotógrafos.

La decisión de él de instalarse en Miami responde a un proyecto profesional anunciado hace tiempo por el propio Lanata. Fue Sara quien en un reportaje que dio esta semana a una revista de actualidad aclaró que Lanata –como ella lo llama– pasará en Miami tres semanas al mes y una en Buenos Aires. Y que ya definieron que será en esa ciudad de Florida donde todos pasarán las fiestas de Navidad y Año Nuevo. En el mencionado reportaje –publicado por Gente– Sara explicó: “El debate era si nos íbamos todos o no. Pero yo también tengo mi proyecto acá. Así que vamos a ver cómo nos tratan las distancias”. Así, al menos 2016 los ubicará en distintas posiciones geográficas y con sus respectivos proyectos profesionales.

Y era obvio que Sara no resignaría el suyo después de haberlo madurado tanto tiempo. Esta fue la manera de plasmar su gusto por el arte no sólo como comerciante sino también como artista. Hace un tiempo ella expuso como parte de una muestra colectiva en el edificio Central Park de Barracas. Allí es donde también tiene su atelier. Ese es un espacio que de a poco fue “tomado” por artistas.

La noche de la inauguración de Punto Kiwi venció esa timidez ante las cámaras y fue anfitriona de varios amigos de la pareja como son Oscar Martínez y Marina Borensztein, Gastón Trezeguet, Nicolás Wiñaski. Y, por supuesto, estuvieron Lola, la hija de la pareja, y Bárbara, la que el conductor tuvo en su anterior matrimonio y que es quien se encargó de la producción de todo su vestuario para PPT, el programa que en 2016 ya no estará en la pantalla de El Trece. como tampoco el de Radio Mitre: Lanata ya le pasó la posta a Diego Leuco.

Por E.I.