Image default

La mañana siguiente Por Ruben Marcelo D’Agostino

A varios les habrá pasado,despertar un Domingo,con la resaca de un Sábado agitado y ver que no están solos,como sería lo normal,en la cama. 

Disipada la nebulosa etílica,vamos recordando,se dibuja en nuestra cara una sonrisa,que más que sonrisa
es una mueca de varonil satisfacción
Caballerosamente,nos levantamos sin hacer ruido,nos lavamos los dientes, la cara y pensamos
que es un buen gesto,como recompensa de una noche de intensa lujuria,(aunque no recordemos si fue intensa y ni siquiera lujuriosa),hacer el desayuno a la dama en cuestión (hasta ese momento suponemos que es una dama)y despertarla amorosamente.
Entramos al dormitorio con la bandeja,a la que agregamos una flor,y suavemente despertamos a la Sra.
Ella,remolonea bajo las sábanas,saca su cabeza de abajo de la almohada,y nos regala una sonrisa.
Allí,entramos en pánico,ante nosotros está la hermana del último surubí que sacamos con espinel en nuestro viaje a Corrientes.
Solo atinamos a decir “toma el café antes que se enfríe y vestite que te pedí un taxi para dentro de media hora”
Es casi normal que ocurra esto,la mezcla de poca luz en el boliche,mas los tragos,más las ganas,dan como resultado…la mañana siguiente.
Algo así nos está ocurriendo a muchos de nosotros con este gobierno.
Estamos en la mañana siguiente,llena de sorpresas y muchas de ellas ingratas.
La oscuridad del boliche de la democracia nos llevó a pensar que había solo dos candidatas para sacar a bailar.
Nos mareamos un poquito,festejando por anticipado nuestro posible divorcio con el gobierno anterior.
Nos terminamos de tomar hasta el agua de los floreros cuando olfateamos que el divorcio era una realidad.
La noche de lujuria duró 5 meses,donde sin viagra,rendimos pagando cuentas atrasadas en el exterior,logramos abrir el cinturón de castidad,llamado cepo,que nos había puesto nuestra ex-esposa,quitamos todas las “retenciones”de nuestra cabeza,y hasta tuvimos tiempo de diseñar un plan para pagarle al Nono una vieja cuenta.
Cuando despertamos el Domingo,sin recordar mucho,sin asumir experiencias del pasado como enseñanzas,dibujamos una soberbia y varonil sonrisa de satisfacción.
Nos fuimos a preparar el desayuno y mientras tanto prendimos la tele,y vimos con sorpresa que los abogados de nuestra ex,estaban hablando por todos los canales.
Un mal presentimiento nos hizo correr un frío por la espalda y fuimos corriendo al cajón donde guardamos las tarjetas de crédito y el canuto de dólares,como era de suponer…no estaban.
Nos dejaron en bolas como a los indios,pero la vida continua y debíamos buscar una idea fuerza,antes que se nos hierva la leche,esa idea que te permite sobrellevar el presente pensando que el futuro será mejor.
Y entonces recordamos a la princesa que duerme bajo las sábanas,tomamos aire,pusimos una flor en el vasito y nos encaminamos al dormitorio,convencidos que seria muchas más las noches de lujuria que tendríamos por delante.
Y cuando se destapó la cara,ya sin el maquillaje conquistador……Surubí.
El café se enfría porque el bulo está congelado por no poder pagar la calefacción,la flor se marchito porque ella tambien se asusto y ni siquiera tenemos un puto mango para poder pedirle un taxi.
¿Y ahora? Ahora bancate…..la mañana siguiente.
Gracias por tu tiempo
Un abrazo en tu alma.

2