Image default

La locura de Cristina después de la muerte de Nestor Kirchner

En su extensa declaración ante la jueza Palmaghini, Jaime Stiuso marca que, desde la muerte de Néstor Kirchner en octubre del 2010, la presidente entró en un ciclo de locura política; que estaba rodeada de monos que bailaban a su alrededor y que el canciller Héctor Timerman y el comandante Chávez le llenaron la cabeza diciéndole debía reunirse con las autoridades de la República Islámica de Irán y desvincularse para transformarse en la mediadora entre Irán y Occidente.

Así fue como en el año 2012 les ordenó a Nisman y Stiuso que no investigaran más la pista iraní, o sea, quiso desvincular a los imputados iraníes para lograr ser una líder mundial, pero con un serio ataque de megalomanía que la llevó a firmar el memorándum con Irán a contramano de lo que había ordenado Néstor Kirchner. Y cuando el fiscal Nisman amenazaba con destrozar ese relato, entro en la locura y pidió: “sáqueme al rusito de encima”, del mismo modo que un mes antes había dicho: “sáquenme a Bonadío de encima”.

La larga declaración de Jaime Stiuso como testigo en el caso de la muerte del fiscal Nisman fue tan contundente que la jueza Fabiana Palmaghini se declaró incompetente y decidió enviar la causa a la justicia federal, aunque la fiscal Fein y la defensa de Lagomarsino pueden apelar esta decisión. Pero lo más grave de la jueza es que denuncia a la fiscal Fein por no incorporar a la causa la anterior declaración de Stiuso y fundamentalmente de ensuciar y arruinar la escena del crimen -por lo cual también recibió una denuncia el senador provincial Sergio Berni- y habló de las tres horas desde que abrieron la puerta del departamento de Nisman hasta la 1.30 hs., cuando se hizo presente la cuestionada fiscal Fein.

En su resolutorio, la jueza tuvo en cuanta el hackeo de las computadoras y celulares del fiscal, donde se borró todo.

Desde que el Dr. Ricardo Lorenzetti le dijo al diario El País de Uruguay que en el caso Nisman hubo impunidad, se sabía que este caso daría un vuelco hacia la verdad, más teniendo en cuenta cuando el fiscal Sáenz escribió que Nisman fue asesinado, por lo cual la jueza Palmaghini supo por boca de su mentor, el camarista Filosof, que la Cámara del Crimen aceptaría la apelación del fiscal porque sabían que Lorenzetti estaba atrás de la jugada para saber la verdad y, anoticiada de esta novedad, decidió salvarse y tirarle toda la responsabilidad a la fiscal Fein, que era un robot de Alejandra Gils Carbó, y falsearon los comunicados de la investigación en el tendencioso sitio Fiscales.Gob.Ar, donde sugerían la tesis del suicidio y refutaban todas las pruebas del asesinato. Ahora se abre una nueva etapa, cuando apelen la fiscal o la defensa y resuelva la Cámara del Crimen, que puede decidir antes de tiempo, y de ahí se sorteará el juez federal se hará cargo de la investigación.

Stiuso desligó a los custodios de responsabilidad porque actuó gente como Milani o Matzkin, el asesino del Lauchón, y un grupo local de sicarios, con apoyo de la inteligencia local, es decir, Milani, Berni, Pocino y, como encubridores, Parrilli y Mena.

Por Guillermo Cherashny para Informador Público