Image default

La increíble carta que le escribió una mujer a la amante de su marido

Se llama Carlie Meree. Hace un año recibió un mail con fotos hot entre su esposo y la tercera en discordia.

Carliee Maree, una escritora australiana, recibió hace un año un mail de la amante de su marido que contenía fotos hot entre ellos. Ahora, decidió responderle con una carta que publicó en las redes sociales.

Cuando le llegó ese mail, Maree estaba en su trabajo. Quedó impactada por los detalles de los encuentros sexuales entre esa mujer y su marido. Según ella misma expresó, fue un año de terrible crisis, pero ahora logró superarla, apostaron nuevamente a la relación y se lo hizo saber a la tercera en discordia que amenazó con la tranquilidad de la familia.

La carta de Carliee:

Hace un año me enviaste un correo que destruyó las vidas de varias personas. La mía, la de mi marido, la de mi hija, las de nuestros padres, amigos y familiares. A veces me pregunto qué pensabas en esos instantes, que tanto querías vengarte del hombre que te había roto el corazón y “beneficiar” a su esposa. Pensar que yo me sentía mal por él, pensando que pasaba las noches solo, lejos de mí y de su hija. Pero estaba contigo. Pasó su cumpleaños a tu lado.

Creíste que me iba a dejar para irse contigo, pero no fue así. Te decepcionó. Cuando nuestra hija creció, él se empezó a dar cuenta de la mujer que tenía al lado, intentó recomponer las cosas con su familia. Viste que lo perdías y sólo tenías dos opciones: dejarlo ir o arrebatarle lo que tenía. Decidiste hacer lo segundo.

Aún me pregunto si el día que enviaste ese e-mail sabías que iba a estar en mi trabajo. Es extraño pensar que un hombre como el que has compartido tanto tantas a otra mujer importante en su vida y tú no tengas ni idea. Me derrumbaste golpe a golpe, sabiendo lo que necesitabas escribir para causarme dolor. Esas fotografías siempre van a estar en mi mente y tú lo sabías cuando las envistas. Aun así debes saber que él y yo estamos más unidos que nunca, por nuestra hija. Las cosas no son iguales, pero seguimos amándonos y respetándonos. Y nadie podrá cambiar eso.