Image default

La Cofradía de Peter Drucker: globo de ensayo llamado Milagro Sala

Las huestes macristas no hacen nada al azar, hasta para ir al baño tienen un plan, por eso lo sucedido en Jujuy con Milagro Sala no es un hecho casual o una medida que Gerardo Morales toma para decir que las cosas “cambiaron”, mas allá de que todos o al menos la mayoría, sabemos que la Túpac Amaru formaba parte de esa estrategia kirchnerista de hipótesis de conflicto, que por suerte no prosperó, de combatir por los medios que sean a aquellos que cuestionaban el modelo y que después se les hizo incontrolable. El PRO tantea el humor social previo al ajuste.

Néstor y Cristina Kirchner alimentaron también esas organizaciones sociales con la idea de que nadie les gane la calle, con el objetivo de construir un movimiento superior al peronismo y así destruirlo, pero ahora esa misma situación la utiliza el gobierno de Macri para probar el humor social, si con el ajuste, en algunos casos inevitable, se les descontrola el país, y será en nombre de la corrupción y la violencia de las organizaciones sociales y políticas, la temática mediática para actuar con una represión encubierta.

Como lo ocurrido tras el decreto presidencial para nombrar a los ministros de la Corte Suprema, esta “movida” de Gerardo Morales y el gobierno nacional apoyando mediáticamente no es casual, hasta parecería que estuvo preparado para que sea durante un fin de semana, de esa manera Milagros Sala estaría detenida por lo menos 72 horas. Lo que queda por dilucidar es si finalmente la liberarán o elegirán seguir tensando la cuerda, al mejor estilo kirchnerista.

Milagro Sala no es un mártir, sabemos que abusó de su poder y de sus millones de pesos, que extorsionó e hizo pasar momentos duros a aliados y opositores, pero tuvo la suerte de estar un escenario que la “bancaba” judicial, económica y políticamente, ahora ya no.

Pero el problema no es Milagros Sala o los fallidos de algún que otro funcionario como Alfonso Prat-Gay, que no solo habló de “militantes grasas”, sino que también dijo en esa misma conferencia algo que nadie resaltó, que este era “el primer gobierno de Macri”, como si fuera a haber un segundo cuando apenas comenzaron y todavía nadie sabe como va a terminar. Todas estas situaciones son globo de ensayos de algo que indefectiblemente se viene, algo que se está gestando y no será muy bueno. Como dicen algunos desencantados con el macrismo “creíamos que Scioli era un De la Rúa mejorado, pero nos equivocamos, Macri es un De la Rúa mejorado”.

La Cofradía de Peter Drucker, encabezada por el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, secundado por el ecuatoriano Jaime Duran Barba, cree que todo es puesta en escena, marketing y gerenciamiento. Las representaciones políticas ya son cuestiones secundarias, casi obsoletas, por eso la base de su gobierno tiene la doctrina de Peter Drucker, el padre del management. El problema que enfrentan es el escenario donde quieren llevar a cabo esa doctrina, Argentina; porque por ejemplo no hay pueblo más pragmático que el norteamericano y esto no funcionó; además en el país del norte, tan admirado por el PRO, respetan los partidos políticos como instituciones, tan despreciada por algunos dirigentes macristas, ya que los partido Demócrata y Republicano nunca dejaron de funcionar y siempre tuvieron el rol que tenían que tener.

La politica del globo de ensayo para tantear hasta donde la gente banca las medidas del gobierno, con la idea de que Macri en apenas días en la presidencia puede llegar a desarrollar cierta autonomía de poder y avanzar contra lo que se le ocurra, culpando a la política de todo, llenando su gobierno de gerentes vinculados a grupos económicos y solo con el poder de los medios de comunicación y poderes concentrados, no es solo de principiantes y soberbios, sino la mejor señal de que todavía no saben donde están parados, demasiada teoría y poca calle.

1