Image default

Krysten Ritter y la verdad sobre Jessica Jones

La estrella de Jessica Jones no es la típica chica que lucha conta el crimen con una malla enteriza

Cuando Krysten Ritter se mira en el espejo, puede que vea a una modelo, a la descarada secuaz de una comedia romántica o al tipo de persona graciosa e irreverente como para protagonizar una sitcom con la frase “No confíen en la p…” en su título. Ha sido todas esas cosas. “Pero yo no vería en mí lo que la cultura me describió como una superheroína”, dice. “Como la Mujer Maravilla o alguien con esos disfraces un poco de puta. De ninguna manera.”

Lo cual es la razón por la que esta actriz de 33 años es perfecta para protagonizar la nueva serie de Netflix, Jessica Jones, que es mucho más oscura que el típico melodrama de hombres con capas. Basada en un cómic de Marvel de principios de los 2000, la serie sigue a una superheroína que, luego de una experiencia traumática, se deshace del disfraz y se vuelve una detective privada. También es un caos total, con resacas crónicas y cierta propensión al sexo ocasional con barmans, y con una obsesión pronunciada por el villano del programa (David Tennant). En otras palabras, es la clase de antiheroína conflictuada y herida que le queda tan bien a Ritter.

“Necesitaba algo complejo”, dice. “Además, me gusta hacer de personajes oscuros y cómicos. En primer lugar es un thriller psicológico, y después un programa de una superheroína. Es exactamente el tipo de programa hecho por mujeres que yo vería. Y doy bastantes palizas sin tener que usar una malla enteriza.”

Por David Fear

1