Image default

Julio González Insfrán se pronuncia sobre el veto de Macri de la Ley de Marina Mercante y Reactivación de la Industria Naval

Entrevista al capitán Julio González Insfrán titular del Centro de Patrones de Lancha y Oficiales Fluviales de Pesca y Cabotaje Marítimo de la República Argentina.

¿A qué piensa que se debe el veto del Ejecutivo de la ley de Marina Mercante y Reactivación de la Industria Naval?

Creo que fue un veto sorpresivo. Sorprendió a propios y extraños. En realidad no es un veto total en lo formal sino que es una observación que hizo el Ejecutivo, hoy esa observación, tengo entendido, que está para su tratamiento en la Comisión Bicameral que es la que trata los DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia).

El acuerdo en la parte de la Industria Naval de poner un fondo que sirva para financiar, no subsidios, la construcción de buques fue una alternativa que la manejó el propio Ministerio de Producción. Por eso la Ley salió casi por unanimidad en Diputados porque oficialistas y oposición estaban completamente de acuerdo, se tardó un año en aprobar la Ley en diputados porque justamente la discusión de fondo era la parte financiera y los beneficios fiscales que nosotros pretendíamos que se le den a la flota de bandera que lo conseguimos parcialmente.

En el caso de la Industria Naval tener un fondo que financié la construcción de buques era muy importante porque de lo contrario tendríamos que recurrir a la importación que afecta la fuente de trabajo.

¿Cómo seguirá trabajando el Centro de Oficiales para subsanar ese tema?

La recuperación de la bandera argentina en nuestra navegación es un objetivo permanente. Nosotros estamos trabajando con todos los gremios de vuelta para retomar el proceso y queremos mejorar la ley que salió. Queremos hacer más competitiva la bandera es una causa que la vamos a seguir peleando en el tiempo.

Este año vamos a estar presentando los proyectos de reforma necesario para que la bandera argentina sea más competitiva.

Si no bajamos la presión fiscal no va a ser posible demasiada competitividad. La bandera boliviano, paraguaya o uruguaya ya de por sí cobra un 10% de impuestos a las ganancias contra un 35% que paga la bandera argentina, el 21% que paga por IVA cuando Paraguay paga el 10%, o el impuesto al cheque o impuesto a la ganancia presunta que no existen en otros países de la región. También está el problema del combustible que el paraguayo cuando carga combustible en Argentina está libre de impuestos y después tiene que competir con nuestra bandera. Si no se nos solucionan esos inconvenientes es muy difícil avanzar en una bandera más competitiva.

¿Por qué hay desconocimiento en la población y quizás ocultamiento de los medios de prensa de este hecho tan perjudicial?

Los Lob comerciales que hoy manejan la Argentina, las multinacionales, condicionan todo. Aumento, por ejemplo, el costo del flete de Buenos Aires a China un 40 % y nadie sabe que nosotros pagamos el flete mucho más caro hoy que hace uno o dos años atrás. No tenemos forma de decir que no porque no tenemos barcos propios para sacar la carga. Si no hay buques de bandera la diferencia de costos queda en manos de la bandera extranjera.

Necesitamos buques de bandera para bajar costos operativos en nuestros puertos.

¿Qué nos puede decir que el año pasado usted fue reelecto en el gremio por una abrumadora mayoría?

Creo que eso significa que estamos haciendo las cosas bien, que los muchachos reconocen el esfuerzo que hacemos para llevar adelante todas las causas que estamos llevando. Nosotros hemos mejorado los convenios colectivos, damos muchos servicios en capacitaciones, hemos hacho muchas inversiones, el gremio se ha consolidado patrimonialmente. Estamos construyendo una clínica en San Fernando,  eso suma para que los compañeros están de acuerdo mayoritariamente que continuemos nuestra gestión.

Algunos dicen que hay una campaña de desprestigio hacia los sindicalistas y sindicatos de parte del gobierno, usted ¿qué opina?

Pienso que algún sector puede aprovechar algunos casos para incentivar ese tipo de cosas. El gobierno actúo sobre aquellos que se ha comprobado que cometieron delitos como pasó con los políticos por algo la ex Presidente va ahora a juicio oral. Nosotros tenemos políticos corruptos y seguramente tengamos sindicalistas corruptos, no escapamos a las generales de la ley.

No creo que haya una campaña contra el sindicalismo, hay que separar muy bien la paja del trigo. Los que no puedan pasar el filtro de una investigación judicial no se pueden escudar detrás del sindicalismo para que lo defendamos. El que cometió un error lo tiene que pagar en la Justicia.

¿A qué se debe que en muchos casos los sindicalistas sean mejores administradores que los políticos esto se ve a la calidad de servicios en la salud que prestan sus obras sociales en comparación con los hospitales públicos?

La salud pública en 70% u 80% está sostenida por las obras sociales sindicales. Lamentablemente, los políticos no saben administrar. Objetivamente todo lo que ha sido re estatizado ha fracasado.

No tenemos políticos buenos administradores, tenemos problemas en el interior de muchas provincias. A veces el gobierno central tiene que hacerse cargo de los déficit provinciales.

¿Qué significa para el sector marítimo la normalización o supuesta normalización que hubo en el SOMU?

El SOMU tuvo una elección transparente con voto electrónico, la participación fue clara, hubo un ganador (Raúl Durdos). A nosotros nos interesa muchísimo que el gremio está funcionando a pleno. El gremio tiene que ser conducido y administrado por los trabajadores porque es una institución de los trabajadores. Es como con las jubilaciones que son un ahorro del trabajador y el estado debe ser muy prudente cuando se mete en este tipo de cosas. El estado tiene que tener en cuenta que cuando administra dinero es dinero de los afiliados no es dinero propio.

La normalización de un gremio es algo muy positivo. El SOMU se tiene que normalizar rápidamente, ahora no puede haber excusa  para que no entreguen el sindicato.

¿Por qué los medios de prensa hacen más difusión de las malas gestiones de los sindicalistas que de la buena gestión de ellos?

En todos lados hay negocios. Seguramente alguien financia ese tipo de noticias para difundir determinadas cuestiones. Las famosas operaciones de prensa son muy comunes en nuestro medio. Hay buenos periodistas y malos periodistas como ocurre en lo político y en lo sindical hay buenos y malos.