Image default

“Loma” Avila: “Si nos enojamos y cerramos la válvula de gas, la va a pasar mal todo el país”

El presidente de Petrominera, Jorge “Loma” Avila, aseguró que “cuando el trabajador pierde su fuente laboral pierde la familia” y afirmó que “el Estado tiene que ser responsable y solidario con los trabajadores para que el país funcione”. Aseguró que el acuerdo “será con todas las operadoras o con ninguna”.

Aseguró que si cierran la válvula de gas, Argentina podría pasarla mal, y cargó contra el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, asegurando que maneja la política como en sus tiempos de CEO de Shell.

Introduciéndose de lleno en la disyuntiva con el macrismo, Avila advirtió que “si nos enojamos entre todos y se cierra la válvula de gas, creo que la va a pasar mal todo el país”. Continuando con las «sugerencias», el sindicalista avisó que lo ideal sería «encontrar una salida en una mesa pacífica y tranquila”.

Sin embargo, el recién asumido presidente de Petrominera, aseveró que “esto no es una amenaza”, por el contrario, «venimos a defender lo que teníamos hasta el 31 de diciembre, que eran 12.472 puestos laborales», mencionó Avila en clara alusión a la Resolución firmada por el ex ministro de Economía Axel Kicillof y que hasta el momento no fue prorrogada vía «documento».

Refiriéndose a la conciliación obligatoria que vence el 30 de enero, aseguró que si el problema no está destrabado, ya tienen organizado “un acampe en la Ciudad de Buenos Aires”.

La máxima autoridad del Sindicato Petrolero Privado, transparentó que “hay una reunión programada” con el presidente de la Nación, Mauricio Macri, y aclaró que la misma “fue armada por el Gobernador”.

Explayándose sobre la crisis del sector petrolero, el funcionario disparó que “en los 60 días de parate, hay cerca de 300 empresas que no han facturado en estos dos meses, lo que quiere decir que a fin de mes no se va a poder pagar salarios. Esta es la realidad”.

Bajo esta situación, Avila vaticinó que será complejo “mantener los compromisos que han asumido las Pymes de la región, porque si no facturan, es difícil mantener la maquinaria y los empleos”.

ARANGUREN, EL CEO

La encrucijada con los funcionarios nacionales también rozó al ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren. Avila fue terminante a la hora de hablar del ex líder de Shell.

“La función política está siendo superada por la función de CEOs, porque están acostumbrados a manejar compañías”, comenzó diciendo el dirigente petrolero.

Asimismo, consideró que el Estado “no es sólo la gran compañía que tenemos los argentinos”, sino que además tiene que ser «la que tenga un sentido social, la que tenga la responsabilidad de permitir que las regionales y las provincias crezcan de la misma manera, y no que se perjudique a un sector y a otro no”.

Ampliando las declaraciones de Das Neves, Avila indicó que el Gobierno nacional “se llevó todas las retenciones” cuando el barril costaba 100 dólares y pronosticó que bajo este escenario “lo difícil va a ser encontrar una salida con esta gente que cree que está manejando una empresa como lo hace Aranguren. Se creen que manejan nada más que números, y no se dan cuenta de que están manejando un país”.

El presidente de Petrominera insistió en la diferencia entre lo empresarial y lo social: “Manejan todo como si fueran CEOs de compañías y no como si fueran ministros o gobernantes que tienen una responsabilidad social con los conciudadanos que los votaron también”.

BARRIL INTERNACIONAL A U$S 54,90

Una de las soluciones es emparejar el precio interno del crudo con el que se exporta. De esta manera, la operadora Tecpetrol continuaría con la producción sin mayores inconvenientes. “Mantener un barril de exportación casi al mismo nivel que un barril criollo”, explicó Avila en relación a la resolución del conflicto. En este marco, el dirigente comodorense expresó que con un barril a 32 dólares con la penalización de u$s 8 por exportar, resulta imposible para cualquier empresa.

Aseguró que Tecpetrol no puede dejar su producción en el mercado interno, porque “no tiene cómo refinarlo”.

En la misma dirección, destacó la importancia de que Chubut cuente con una refinería. “Si la provincia tuviera una refinería, podría comprar su propio petróleo”, y reflejó que este tema figurará en las conversaciones con las operadoras, “y ahí voy a salir del rol de dirigente gremial para ubicarme como el presidente de Petrominera”.

“Es necesario una refinería ambulatoria, como hay en todos los lugares del mundo donde se arman, y poder vender nuestro propio petróleo y comprarlo, hacerlo combustible y venderlo en la región. Con esto, nos sacamos un problema enorme de encima.

CON TODAS O NINGUNA

“No vamos a resignar ningún puesto laboral y vamos a intentar arreglar con todas las operadoras”, dijo Avila. Y fue más claro: “No vamos a arreglar con algunas; o todas o ninguna”.

Asimismo, indicó que “hablamos con las operadoras y discutimos varias de las facetas para tratar de conservar lo más importante para el trabajador, que es la familia, porque acá lo que no se entiende muchas veces es que cuando el trabajador pierde su fuente laboral, pierde la familia”.

Calificó la reunión “como un día histórico”, porque es la primera vez que un sindicato como el petrolero “se moviliza a Rawson con tanta gente y tanto orden, demostrando que la paz social tiene un costo, y estos trabajadores han aprendido a respetar”.