Image default

Jeanine Áñez llamó a elecciones para el 6 de septiembre en Bolivia

La presidenta de facto, blanco de críticas por su demora en firmar la ley, cedió y ratificó la fecha acordaba por todos los partidos políticos de Bolivia.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) confirmó la celebración de elecciones el 6 de septiembre, aun con pronóstico de empeoramiento para esa fecha de la pandemia de Covid-19, reveló hoy una fuente oficial.

El órgano comicial insistió en la realización de la consulta pese a proyecciones epidemiológicas que anuncian el punto más crítico para principios de septiembre, añadió el ministro de Desarrollo Productivo, Óscar Ortiz

Esa determinación se la transmitió personalmente el presidente del TSE, Salvador Romero, a la mandataria de facto Jeanine Áñez, durante una reunión este domingo tras anunciar ella que firmaría la ley electoral, explicó Ortiz.

Ambas partes trataron en el encuentro variantes epidemiológicas que muestran una complicación de la enfermedad entre fines de agosto y los primeros días de septiembre.

Según el ministro Ortiz, entre las proyecciones valoradas en el contacto bilateral figuró un informe de la ministra de Salud, Eidy Roca, que advierte sobre un incremento de hasta 130 mil casos de Covid-19 en la primera semana de septiembre.

El presidente del TSE aseguró que como Órgano Electoral ‘reafirma su posición de que las elecciones se deben realizar el 6 de septiembre’, por lo cual Añez terminó promulgando la Ley, aprobada antes por el Legislativo.

Esa última instancia aprobó la legislación con la mayoría de asambleístas del Movimiento Al Socialismo (MAS), por lo que la presidenta, de acuerdo con Ortiz, ahora ‘no tiene un instrumento para detener su aprobación’.

Según el ministro, si Añez no hubiera promulgado el documento, los parlamentarios, liderados por la presidenta del Senado, Eva Copa, hubieran iniciado un proceso de ‘protestas desestabilizadoras’.

Antes de promulgar este domingo la ley, la presidenta declaró que recibió presiones de sus adversarios políticos del MAS, que exigían elecciones lo antes posible, sin importar la crisis por la Covid-19.

Estos controvertidos comicios debieron efectuarse el pasado 3 de mayo, pero el ejecutivo de facto lo evitó con su habitual estrategia de dilatar el proceso, en esa ocasión bajo el argumento de la referida pandemia del Sars-Cov-2.