Image default

Javier David: “El peronismo debe diseñar una agenda que trabaje hacia el futuro”

El diputado nacional por Salta, Javier David, habló de como se gestó el nuevo bloque “Justicialista”, el peronismo que viene y el rol que Juan Manuel Urtubey tendrá en la renovación del PJ. “La historia no empezó en el 2003 ni terminó en el 2015” dijo.

A continuación la entrevista que la periodista Silvia Mercado le hizo a Javier David para InfobaeTv:

—Usted es un diputado nacional nuevo, desde el 10 de diciembre.

—Sí, asumí en diciembre, apenas llegué empezamos a conversar con algunos colegas acerca de esta realidad de conformar un nuevo bloque, y el miércoles lo formalizamos.

—Fue un verdadero shock dentro del FpV, hasta se puede decir que no lo asumen demasiado. ¿Dudaron en qué nombre ponerle al bloque nuevo?

—Se llama bloque justicialista porque nosotros creemos que terminada la elección donde el FPV perdió la elección, el justicialismo se debe una discusión interna. Tenemos la gran responsabilidad de hacer una oposición lógica, coherente, responsable, y de darle a la sociedad argentina una oposición superadora. La gente va a mirar al Partido Justicialista para ver qué trabaja a futuro, cuál es la agenda de los próximos tiempos, y me parece que esa agenda no se puede preparar mirando hacia atrás, si estamos discutiendo todo el tiempo discutiendo lo que ya pasó. El gobierno de Cristina Kirchner tuvo un montón de cosas positivas que hay que valorar, ratificar y defender, pero también se han cometido errores que hay que corregir, y esto es lo que nos ha unido a los diputados que conformamos el nuevo bloque.

—El kirchnerismo dice que ustedes son funcionales a Macri, ¿es así?

—Nos pasaron dos cosas a partir de comunicar nuestra decisión. El Gobierno dice que ha logrado quebrar al FpV, lo que no es cierto, porque es probable que nuestras posiciones en el recinto sean similares o parecidas a las del FpV. Y un sector del FpV quiso instalar que somos funcionales a Macri, cosa que también es una falacia. Vamos a ser oposición, vamos a plantear nuestra agenda, que tiene que ver con jubilados, con ganancias, con trabajadores, que es lo que planteamos en campaña, porque lo que pasó en estos 50 días de gobierno queda mucha gente con muchas necesidades. No puedo estar pensando que a Macri le vaya mal, tenemos que colaborar en la gobernabilidad. No es posible que a Salta le vaya bien si al país le va mal.

—Juan Manuel Urtubey ganó la gobernación en Salta y lidera, de algún modo, esta fractura. Sin embargo, no todos los gobernadores justicialistas están en la misma posición, se los ve más tímidos en cuanto a la actitud política a tomar. ¿A qué se debe?

—Sin lugar a dudas, forma parte de la discusión de qué es lo que hay que hacer. Nosotros no tomamos una decisión en contra de nadie, sino de plantear en cómo los justicialistas pueden darse una agenda de trabajo de los temas que importan. Hay muchos más gobernadores, senadores y diputados que creen lo mismo que nosotros. Yo aspiro a que este bloque en muy poco tiempo tenga más diputados. Hay muchos que públicamente no lo dicen, pero coinciden en reforzar el Partido Justicialista, de trabajar en lo que viene. Hay que darles tiempos. Nosotros teníamos la necesidad de conformarlo ya, porque han pasado muchas cosas en 50 días, porque mientras se forman los bloques y designan comisiones, hubo una devaluación, aumento de tarifas, se viene el tema de los holdouts, las paritarias, y necesitábamos definirlo ya, no tomarnos seis meses más. Somos 18 y en el futuro seguramente seremos más.

—Claro, porque además podrán participar con mayor libertad y protagonismo en la Cámara. ¿Por qué cree que el kirchnerismo perdió las elecciones nacionales y distritos importantes?

—Forma parte de esa autocrítica que hay que hacer. No digo andar flagelándose por la calle, pero hay que poder entender que se cometieron algunos errores que llevaron a ese resultado electoral. Creo que el más importante es que el justicialismo se fue cerrando cada vez más. Si uno analiza el mapa electoral se ve que muchos justicialistas se sintieron expulsados, así que me parece que es la etapa de abrirse, escuchar mucho, consensuar cosas, dialogando, incluso compitiendo por el mismo cargo, para ver qué puntos en común podemos tener con los que están en la vereda de enfrente. Cada uno debe cumplir un rol, y llegó esa etapa en la Argentina.

—El oficialismo dice tiene una buena relación política con todos los justicialistas en general, pero que hay un núcleo kirchnerista pequeño y muy duro que incluso es muy reacio al vínculo personal. ¿Habrá sido así antes del 10 de diciembre también?

—Yo no estaba, pero lo que cuentan los compañeros del bloque es que había muy poca participación. Es una realidad que el bloque trabajaba en consonancia con lo que se decía desde el Poder Ejecutivo. No pretendo analizar cómo eran las cosas antes del 10 de diciembre, pero ese ciclo terminó, la etapa que viene tiene que ser distinta. El Partido Justicialista es mucho más grande y tiene más trayectoria que el ciclo que terminó el 10 de diciembre, con cosas positivas y equivocadas, por lo tanto los justicialistas tenemos que empezar a conversar para ver cómo ser una opción de poder en la Argentina.

—Claro, tener una fórmula competitiva para las elecciones presidenciales del 2019, por ejemplo.

—Efectivamente, que tienen una antesala en las legislativas del 2017. Si a Macri le va a bien, tendrá el mérito y la legitimidad del que le va bien, pero si le va mal, si gobierna solo para un sector, va a haber una gran parte de la sociedad argentina que va a demandar del peronismo cuál es la opción y qué ofrece, como fue a lo largo de los últimos 50 años. Nosotros tenemos que estar preparados para eso, tenemos mujeres y hombres para hacernos cargo de lo que viene en la Argentina. No se agota con lo que terminó el 10 de diciembre, hay mucho más en todo el país en condiciones de hacerse cargo.

—Sé que el gobernador Urtubey tenía un problema familiar, ¿pero Salta estuvo representada en la reunión del PJ que se realizó el miércoles?

-—No sé quién de los consejeros fue, no sé si el diputado Kosiner llegó, porque estábamos con este tema. Pero el PJ tiene que discutir hacia dónde va, el gobernador Urtubey tiene una responsabilidad con Salta, por lo que es muy difícil meterse a dirigir el partido convulsionado y conducir los destinos de una provincia. Hay que buscar cierto consenso para atravesar esta etapa de transición. Si se resuelve ir a elecciones internas, habrá que hacerlo. Si se resuelve un presidente de consenso, bienvenido.

—¿Puede ser José Luis Gioja ese presidente de consenso?

—Es una idea que teníamos que alguien de la trayectoria de José Luis, con doce años gobernador, y con su manejo, pueda llevar esta etapa. Adentro hay gente que opina distinto, pero sí creo que es ineludible plantear qué es lo que hacemos para adelante y qué propuestas le vamos a llevar a los argentinos.

—¿Está más fría la relación entre Urtubey y Sergio Massa?

—No, yo creo que es posible estando en espacios distintos juntarse, dialogar, hay que empezar a acostumbrarse a eso. Urtubey mostró diálogo con todos, en un momento en que parecía que nadie podía juntarse con nadie, se mostró con Macri, con Massa, y no lo hizo menos peronista ni leal a ningún proyecto. Todos los que tenemos alguna responabilidad, seamos gobernadores, diputados, senadores tenemos que tener un lugar de encuentro y diálogo, y posiciones distintas que hay que escuchar, medir. Nadie tiene la verdad absoluta. Argentina tiene todo para crecer y solucionar los temas pendientes, y tenemos que colaborar todos con eso.

—¿Cree que en el corto plazo se va a ampliar este bloque?

—Yo estoy convencido que sí. Dimos un puntapié donde muchos otros nos van a seguir, o van a seguir esta idea. Van a ver un bloque que va a funcionar con mucha libertad, donde se van a tratar todos los temas, donde no va a haber ninguna consigna anticipada, donde no obliguemos a nada. Habrá seguramente muchas opiniones distintas que vamos a respetar, porque los temas no son iguales para todos. El tema Milagro Sala no es lo mismo para un diputado de Jujuy que para uno de Buenos Aires, el tema coparticipación no es lo mismo para alguien de Capital que para el interior, hay cosas que son propias de cada región. Cuando se vea que hay un trabajo de bloque serio y responsable puedan sumarse en los próximos días.

—Bienvenida la democracia en el peronismo. ¿Por qué todavía no están las autoridades de este bloque?

—Seguramente las vamos a elegir el miércoles o jueves que viene. La reunión de constitución se hizo larga no por la decisión que ya estaba tomada, sino porque nos quedamos conversando sobre todos los temas que nos plantea la gente en cada lugar, jubilados, ganancias, qué pasa con paritarias, había sectores sindicales que nos querían contar la situación del sector, niveles de despido que pueda haber en cada lugar. A los que hacemos política nos apasiona eso, contar lo que pasa en cada provincia, en cada lugar. Ya era tarde para entrar en el tema autoridades y comisiones, hoy (por ayer) hay una reunión en SMATA, y la semana próxima lo tendremos resuelto.

—Qué curioso que se reúnan en sindicatos que respaldaron fuertemente al kirchnerismo. ¿Por qué es eso?

—Porque hay sectores sindicales que tienen una mirada común, entienden claramente cómo es la dinámica de lo que sucede cuando termina una gestión, sobre todo cuando se pierde una elección. Hay que escuchar a los que pasaron antes por un montón de lugares. La historia no empezó en el 2003 ni terminó en el 2015, y saben cómo funciona, y saber cuáles son los momentos de entender los momentos que estamos viviendo. Muchos sindicatos están respaldando esta decisión y ojalá sea un punto de encuentro con todos.

Nota relacionada:

Leo Anzalone: “La unidad del peronismo no es imposible, es inevitable”