Image default

Jaime, el ladero de Néstor que se volvió ícono de la corrupción K

Seguramente, apelará la condena a seis años y la Cámara de Casación y éste tribunal tardará un año en resolver su situación.

Pese a que fue condenado a seis años de prisión, Ricardo Jaime, no irá preso por ahora porque seguramente apelará a la Cámara Nacional de Casación Penal. Fuentes judiciales estimaron que recién dentro de un año Jaime deberá ponerse “el traje a rayas”.

El fallo del tribunal oral condenó todo el proceso irregular con que Néstor Kirchner, sus subordinados y empresarios, como los Cirigliano, manejaron el ferrocarril Sarmiento desde el 2005. “En la condena se ve que no vieron solo la foto de la tragedia del 22 de febrero del 2012 sino toda la película, todo el proceso irregular en que se manejó el Sarmiento y por eso se condenó a Jaime que no era funcionario en el momento del accidente”, explicó una fuente judicial. Jaime ocupó entre 2003 y 2009, la estratégica secretaría de Transporte.

El gobierno kirchnerista intentó, en vano, que toda la culpa recayera sobre el maquinista, pero el tribunal juzgó todo el proceso. Es que Jaime conoce a los Kirchner de la época en que gobernador Santa Cruz y era un íntimo de Néstor. Así Jaime manejó en forma discresional 200 millones de dólares mensuales en concepto de subsidios para el transporte público. Esos subsidios, que se entregaban con muy pocos controles, se convirtieron en una “caja” de la política.

La mayoría de los viernes, antes de viajar a su Córdoba natal, Jaime visitaba a Kirchner y según el ex subsecretario de Transporte, Ricardo Cirielli, lo hacía con una valija con dinero. Nunca se confirmará qué había en la valija, pero se comprobó que Manuel Vázquez, un experto en crear empresas fantasmas, ex asesor de Jaime y directivo de la consultora Controles y Auditorías Especiales de la Argentina (Caesa), intervino en la compra de un avión Lear Jet por valor de 4 millones de dólares que usaba Jaime y un yate Altamar, por 1 millón, entre otros bienes que según se sospecha pertenecen al ex funcionario, que renunció a su cargo después de las elecciones de 2009.

La condena de Jaime empezó a trazarla el juez federal Claudio Bonadio cuando le tocó el caso de la Tragedia de Once y él como el tribunal ahora tomó el caso como “un proceso de varios años”. Bonadio, luego de ver los problemas con la lentitud de las causas AMIA y Cromañón decidió avanzar rapidísimo. Así elevó la causa por la tragedia de Once en poco más de un año a juicio oral y la condena llegó en tiempo récord para la justicia argentina: tres años cuando la mayoría de las causas en la justicia federal tardan un promedio de 16 años.

Pero en Comodoro Py se sostiene que la “película entera” de la tragedia de Once recién se terminará cuando también se investigue al jefe directo de Jaime, el ex ministro de Planificación Julio De Vido.

Por Daniel Santoro