Image default

Jaime Durán Barba: “La gente está aguantando el ajuste de Macri”

El asesor y hombre clave en el discurso de Mauricio Macri describió de manera minuciosa lo que es, según su mirada, como un fenómeno de “korrupción perpetua”. Habló del ajuste de tarifas

Jaime Durán Barba visitó a Roberto García en La Mirada (Canal 26), y profundizó lo que deslizó semanas atrás en igual espacio uno de sus alumnos preferidos, Marcos Peña: “Para interpretar el mundo presente hay que intentar entender lo distinto. Mauricio Macri, María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y también Marcos Peña son expresiones locales de algo que llamo ‘nueva política’ y que está ocurriendo en el mundo, producto de que se acabaron los mitos y los dioses. Antes, la política se construía sobre una comunicación vertical del líder hacia la chusma, los cabecitas negras. Eso fue Juan Perón, Víctor Raúl Haya de la Torre, Juan Velasco Alvarado. Hoy día es la gente la que conduce y los líderes van detrás”.

García entonces le preguntó si eso quería decir que la gente se expresa vía las encuestas de opinión pública que, luego, interpretan los líderes y entonces toman sus decisiones.

Durán Barba dijo que no se refería a eso sino a que existe el correo electrónico, las redes sociales y hasta los SMS: la gente interactúa en forma permanente, todo el día, a cualquier hora, con otros locales o en el extranjero, generando la verdadera agenda de la sociedad.

García le hizo notar al gurú ecuatoriano que algo similar opinaban los Kirchner, y así construyeron un relato que, sin embargo, ahora está pasado de moda.

Durán Barba le dijo que los Kirchner eran parte del pasado, porque eran “una expresión de derecha, autoritaria, un fascismo pequeño de base peronista”.

García le preguntó a Durán Barba cómo es que alineaba a los Kirchner como una expresión de derecha, y la respuesta fue: “Para mi, no aceptar el pluralismo es de derecha. Es lo retrógrado”.

García interrogó, entonces, si Ernesto Guevara o Fidel Castro o Josef Lenin también eran, para Durán Barba, gente de derecha, y él dijo que sí, “ellos hicieron fascismo”.

Luego el diálogo fue acerca de qué le sumó Durán Barba a Macri. Él dijo que comenzó como consultor externo “y luego me fui enamorando del proyecto. Hace 3 años, al cumplir 65, decidí retirarme para hacer lo que me gusta. Al frente de la consultora quedó gente más joven y yo me dediqué a intentar aportar a un equipo que es de gente muy preparada, creo que tienen el mejor equipo de América para intentar interpretar el cambio, algo que no es sencillo porque no todo lo nuevo es bueno y no todo lo viejo es malo. No interpretar correctamente el cambio puede llevar a grandes frustraciones y errores, tal como le sucedió a Venezuela con Hugo Chávez”.

Durán Barba decidió ir más a fondo en su formulación: “Está pasando en Brasil con Michel Temer, quien no se podrá mantener mucho tiempo en el poder. Un Presidente brasilero que no tiene ni mujeres ni negros en su gabinete ya está caído. No entiende el cambio que quiere la gente”.

La reflexión continuó: “Donald Trump es una expresión similar en Estados Unidos, intolerante, misógino. Él representa a la protesta contra la política tradicional pero demuestra que no siempre lo nuevo o el cambio es positivo. Yo apoyo a Hillary Clinton y me parece que Estados Unidos no vencerá al monstruo de ISIS con otro monstruo”.

García es esmeró para regresar a Durán Barba al escenario criollo. Él dijo que le aportó a Macri “una metodología de trabajo” y también un concepto de que no debe tenerse miedo a descubrir, a experimentar, porque “siempre se puede encontrar algo valioso, tanto como para aceptar/incorporar como para rechazar”.

Ahí apareció un concepto que deslizó el entrevistado pero luego como que se arrepintió: “Yo intento conocer siempre si es verdad lo que se dice, sin preconceptos. Escuché que decían que la gente quiere ver presa a Cristina Kirchner, y bueno, investigué el tema para conocer diversas encuestas sobre la opinión de la gente”. Sin embargo, no quiso decir cuál era su conclusión tras depurar la información. En el pasado, Durán Barba ha dicho que la mayoría de la opinión pública no quería resolver el pasado. Hoy día hay una ‘bajada de línea’ muy fuerte en el Gobierno contra esa idea, y de hecho el ministro de Justicia, Germán Garavano, sufrió un varapalo por levantar reparos a que Cristina sea investigada.

García le dijo si se había cruzado con Elisa Carrió, la diputada nacional por Ciudad de Buenos Aires que ambiciona convertirse en candidata a senadora nacional por Provincia de Buenos Aires.

“Una vez me crucé con ella en Córdoba y me dijo que yo era el demonio. Le respondí que no se hiciera problema, que yo tenía una botella de agua bendita. Yo soy agnóstico y casi le dije que no podía ser aquello que no existía“, relató Durán Barba.

Al finalizar el bloque, García le preguntó cómo llevaba los 6 meses de Macri en el poder. Según él, las encuestas de la oposición le dan a Macri perdiendo entre 2 y 3 puntos desde enero a mayo (curioso pero a esa misma hora Carlos Pagni, con un buen conocimiento de Cambiemos, dijo que la imagen positiva de Macri perdió 10 puntos -de 70% a 60%- pero que se mantiene muy alta la expectativa sobre el 2do. semestre), aunque las encuestas que más confianza le merecen sostienen que Macri no ha perdido apoyo popular desde enero.

Entonces él citó el caso de Jorge Jamil Mahuad, quien fue Presidente de Ecuador y con quien colaboró Durán Barba: “Él ejecutó medidas económicas parecidas a las que tomó Macri, y perdió 130 puntos en 3 semanas. Estaba en +70% de popularidad y pasó a -60%. Creo que el ajuste más sensible es el del autotransporte de pasajeros porque es un precio que el ciudadano paga todos los días. Por eso mi estimación era que hacia mayo, Macri iba a perder 20 puntos porcentuales. Más de eso era para preocuparse, pero hasta ahí estaba bien. Sin embargo, no ha perdido nada. Macri está muy bien con la gente, que espera una Argentina normal, pluralista y que permita que luego de Macri haya un Presidente que piensa diferente y que eso también estará bien porque la alternancia es una práctica sana”.