Image default

Irán respondió a la intención de EE.UU de dialogar sobre el pacto nuclear

Luego de la reunión entre los ministros de Relaciones Exteriores de Francia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, en la que solicitaron a Irán cumplir lo pactado en el acuerdo nuclear firmado en julio de 2015, la nación islámica respondió que Estados Unidos debe levantar todas las sanciones impuestas bajo la administración de Donald Trump.

Para que los persas reviertan sus acciones respecto al programa nuclear que desarrollan y dejen de incumplir el tratado de 2015, Estados Unidos tendrá que ceder con el levantamiento de las sanciones que impuso a la economía iraní.

Esta fue la respuesta del ministro de Relaciones Exteriores de Irán Mohammad Javad Zarif que, a través de su cuenta en Twitter, dejó en claro las medidas que exige a Washington antes de volver a retomar conversaciones, ahora que el Gobierno de Joe Biden se muestra dispuesto a entablar de nuevo el diálogo para su eventual regreso al pacto.

“Estados Unidos levanta incondicional y eficazmente todas las sanciones impuestas, reimpuestas o etiquetadas nuevamente por Trump. Luego, nosotros revertiremos inmediatamente todas las medidas correctivas”, dijo Zarif en Twitter.

El acuerdo, suscrito entre Irán y seis grandes potencias (Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia y China), se debilitó desde que en 2018 el Gobierno del expresidente Donald Trump decidiera retirar unilateralmente a su país de éste y volver a imponer sanciones a Teherán.

El peligroso juego de Irán cuando Estados Unidos anuncia volver al Acuerdo

El jueves, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, se reunió de manera virtual con los ministros de Exteriores de Francia, Alemania y Reino Unido, quienes solicitaron a la República Islámica cumplir con sus compromisos sobre la reducción de enriquecimiento de uranio y a que siga permitiendo las inspecciones de la ONU a sus instalaciones nucleares, para salvar el acuerdo y así enfriar las tensiones globales sobre sus ambiciones atómicas.

“Con respecto a Irán, el E3 y Estados Unidos expresaron su interés de seguridad fundamental compartido en defender el régimen de no proliferación nuclear y garantizar que Irán nunca pueda desarrollar un arma nuclear”, dijeron en un comunicado los cuatro países reunidos.

La cita de las potencias europeas y Estados Unidos se realiza a pocos días de la fecha límite impuesta por Teherán (23 de febrero) para suspender el llamado Protocolo Adicional, que permite a los inspectores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) visitar sin previo aviso cualquier planta nuclear civil o militar iraní.

“En lugar de sofismas y de responsabilizar a Irán, el E3 y la Unión Europea deben cumplir con sus propios compromisos y exigir el fin del legado de Trump de terrorismo económico contra Irán. Nuestras medidas correctivas son una respuesta a las violaciones de EE. UU. y el E3. Eliminen la causa si temen el efecto”, afirmó Zarif, a través de su cuenta de Twitter.

El ministro alemán de relaciones exteriores Heiko Maas consideró que Irán está “jugando con fuego” con sus  peticiones que solamente dificultan un posible retorno de la unión americana al acuerdo.

Además, limitar el acceso de los inspectores del OIEA es una decisión “peligrosa”, dijeron, que puede tener consecuencias “especialmente en este momento de oportunidad de cara a una vuelta a la diplomacia” con el nuevo Gobierno estadounidense.

Un histórico Acuerdo que está en la cuerda floja

El 14 de julio de 2015, miles de iraníes celebraron el pacto que su país firmó con las grandes potencias mundiales. En el llamado Plan de Acción Integral Conjunto (PIAC), mejor conocido como JCPOA (por sus siglas en inglés), Irán aceptaba limitar algunos desarrollos de su programa nuclear y desmantelar otros a cambio del levantamiento de las sanciones económicas.

Esto, en su momento, significaba una salida del aislamiento al que había estado sometido Irán por décadas y la llegada de inversionistas internacionales al país. Sin embargo, en 2018, Estados Unidos decidió retiraste del Acuerdo, -una decisión del exmandatario Donald Trump- e imponer nuevas y peores sanciones a la República islámica.

Los estadounidenses atacaron donde más les duele a los persas, imponiendo todas las limitaciones posibles para vender su petróleo en el exterior.

Desde entonces, Irán ha seguido retrocediendo en casi todos sus compromisos como el de enriquecer uranio sólo por debajo del 3,67 %, algo que debía hacer por 15 años. Actualmente ya ha comenzado a enriquecer por encima del 20%, lo que, aunque sigue estando lejos del necesario 90 % para producir armas nucleares, encendió alarmas internacionales.

Irán tampoco ha cumplido respecto a no acumular más de 300 kilos de uranio enriquecido dentro del país y a no desarrollar nuevas centrifugadoras para enriquecer este material.

Por Andrea Amaya- France 24