Image default

Irán lanzó más misiles en la zona verde de Bagdad, cerca de la embajada de EEUU

Se trataba de cohetes de menor envergadura del ataque iraní de hace 24 horas, y sonaban las alarmas de emergencia en la noche de Bagdad

Dos cohetes impactaron este miércoles en la Zona Verde de Bagdad, capital de Irak, un área protegida donde se encuentra la Embajada de Estados Unidos junto a otras delegaciones diplomáticas.

Hubo dos explosiones en el centro de la ciudad apenas un día después del lanzamiento de misiles iraníes sobre bases estadounidenses y luego de que Donald Trump anunciara sanciones económicas a Irán, además de evaluar respuestas a los ataques de la noche del martes.

Varios testigos reportaron que las sirenas de las embajadas comenzaron a sonar en el lugar tras los impactos.

Este es el tercer ataque tras el asesinato del general iraní Qassem Soleimani durante un operativo estadounidense en el aeropuerto de Bagdad.

De acuerdo con reportes del ejército iraquí, dos misiles tipo Katyusha -armas que datan del arsenal soviético durante la Segunda Guerra Mundial- impactaron dentro de la llamada Zona Verde, donde se encuentran las representanciones diplomáticas de varios países, entre ellas la embajada de EU.

Hasta el momento no se han reportado bajas. Ni el Pentágono ni Donald Trump han emitido comunicados desde el nuevo ataque.

Anoche algunos analistas internacionales especularon que el ataque inefectivo contra las bases iraquíes podría tratarse de una movida de política interna por parte de Irán, con la intención de hacer algo tras la muerte de Soleimani sin necesariamente escalar las hostilidades con la administración Trump.

Por la mañana el presidente de EU pareció seguir esta línea cuando evitó mencionar nuevos ataques contra Irán, en lo que parecía ser el final del intercambio de hostilidades.

La relación entre Irán y EU se fue descomponiendo a partir de que Trump se negó a respetar el acuerdo nuclear de Irán, tratado que levantaba las sanciones contra la nación persa a cambio de un estricto control de sus capacidades nucleares. Poco después Trump reimpuso sanciones que habían sido levantadas por la administración de Barack Obama, abriendo de nuevo la puerta al conflicto entre los dos países.