Image default

Qué hay que saber sobre el cáncer de páncreas, el mal que tendría María Julia Alsogaray

La ex funcionaria menemista está internada desde la semana pasada debido a una hemorragia digestiva, que sería producto de un tumor en el páncreas. Los detalles de una enfermedad considerada como una de las más complejas de detectar y peligrosas para la salud.

Desde el jueves pasado María Julia Alsogaray (74) está internada en la clínica Los Arcos, en el barrio porteño de Palermo, en estado grave. La ex funcionaria menemista ingresó al sanatorio a raíz de un cuadro agudo y, luego de una serie de estudios, determinaron la existencia de una hemorragia digestiva.

Los primeros trascendidos hablaron de dos síncopes (pérdida de conocimiento), que llevó a los médicos a trasladar a la dirigente desde la guardia a una sala de cuidados paliativos. Hasta el momento no hubo parte médico oficial. Pero las recientes informaciones aseguran que padece cáncer de páncreas.

¿Qué tan grave es la enfermedad? Considerada como una patología relativamente rara, se trata de uno de los tipos de cáncer más letales. “El cáncer de páncreas es uno de los tumores malignos que no tienen plan de prevención o diagnóstico temprano”, comentó a Infobae el doctor Alejandro Turek, especialista en oncología clínica.

El tabaco, la diabetes y el alcohol son factores de riesgo (iStock)

El tabaco, la diabetes y el alcohol son factores de riesgo (iStock)

El páncreas es una glándula que se encuentra ubicada en el abdomen, detrás del estómago. Es responsable de producir jugos que ayudan a digerir los alimentos y de producir hormonas como la insulina. En el órgano hay dos tipos de células: las pancreáticas exocrinas y las del páncreas neuroendocrino. La mayoría de los cánceres de páncreas se forman en las células exocrinas.

“Su incidencia es baja, pero predomina en adultos jóvenes con antecedentes de tabaquismo y/o consumo de alcohol”, puntualizó Turek. En esta línea, la Sociedad Americana del Cáncer detalla que otros factores de riesgo son el sobrepeso y la obesidad, tener diabetes, presentar pancreatitis crónica y la exposición a ciertos químicos en el trabajo (productos utilizados en tintorerías y en industrias de metal). También, en una pequeña cantidad de casos, está relacionada a ciertas afecciones hereditarias.

El páncreas es una glándula localizada detrás del estómago y por delante de la columna (iStock)

El páncreas es una glándula localizada detrás del estómago y por delante de la columna (iStock)

Cada persona puede tener diferentes síntomas, que varían en cada caso. Incluso pueden no presentarse, ya que según la ACS estos tumores no segregan hormonas, lo que genera que sea difícil el diagnóstico temprano. “Si se diagnostica fuera del momento de la chance quirúrgica definitivamente resolutiva, su tratamiento es paliativo”, apuntó Turek.

No obstante, desde el Instituto de Inmuno Oncología Dr. Ernesto J. V. Crescenti señalan algunos signos: ictericia (coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos), dolor en la parte superior o media del abdomen y la espalda, pérdida de peso sin razón conocida, pérdida de apetito, fatiga, nauseas y vómitos.

La falta de avances en los métodos para el diagnóstico temprano supone una problemática a futuro, señala la organización Pancreatic Cancer. De acuerdo a esta institución del Reino Unido el de páncreas está destinado a ser uno de los cuatro cánceres más mortíferos -por detrás de los de pulmón, intestino y próstata- en menos de una década. El número de fallecimientos por esta enfermedad, estimaron, aumentará un 28% para 2026.

Fuente: Infobae