Image default

Indignación en las redes: una mujer pidió ayuda para borrar a su hijastro de una foto familiar

Una mujer pidió por Facebook que alguien la ayudara a editar un retrato familiar para eliminar al hijo de su marido 

Natalie Arriete, una residente de Florida, Estados Unidos, contrató a un fotógrafo para hacer una producción profesional con su esposo, sus dos hijos biológicos y el hijo de su marido de una relación anterior. Una vez recibidas las fotos, la mujer publicó una toma en un grupo de desconocidos de Facebook pidiendo eliminar con Photoshop a su hijastro a cambio de diez dólares. La publicación se volvió viral y la indignación por su cruel actitud se vio reflejada en calificativos como “patética”, “despiadada” y “horrible”, entre otros comentarios.

El comportamiento de Arriete se transformó en un fenómeno viral después de que un usuario de Twitter, Wade Cross, compartiera el pasado 9 de octubre una serie de capturas de pantalla del insólito pedido. Cross se sintió interpelado por la publicación debido a que hace poco perdió un hijo: escribió otro tuit donde cuenta lo mucho que extraña a “su bebé” y asegura que ese niño -el hijastro- podría vivir con él siempre y aparecer en cada foto que se haga por el resto de su vida.

A partir de esos posteos, se conoció la historia completa que, lejos de minimizar el asunto, deja en evidencia la crueldad de la madrastra. Natalie comenzó por pedirle permiso al fotógrafo para editar las fotos, a quien le dijo que quería tener una solo con sus dos hijos.

Luego, publicó una de las imágenes en el grupo de Facebook Photoshop Fairy“¡Hola! ¿Alguien podrá retocar la foto para eliminar al niño del centro? Pago diez dólares por el trabajo“, escribió despreocupada la mujer, sin imaginar la avalancha de más de 800 comentarios con los que se encontró más tarde. A los miembros del grupo no les gustó la solicitud y, en lugar de ofrecer sus servicios, muchos reaccionaron enojados e indignados.

Sin embargo, Arriete logró su objetivo y cambió todas las fotos de perfil de sus redes por la nueva versión, con su hijastro editado y eliminado. La reacción del público fue unánime: solo hubo mensajes de repudio y rechazo. Muchos hicieron referencia a los sentimientos del niño despreciado mientras que otros tantos criticaron al padre por permitir esa situación. Debido a la cantidad de comentarios negativos, la mujer tuvo que bloquear el acceso a sus cuentas.

A su vez, varios usuarios de Twitter utilizaron el retrato familiar para darle una lección a la mujer y editaron la foto de distintas maneras para obtener siempre el mismo resultado: la imagen sin su presencia y con el hijastro destacado.