Image default

Hungría decreta toque de queda y cierra bares ante la segunda ola de coronavirus

El primer ministro Viktor Orban explicó que nadie podrá salir de su casa entre las 20 y las 5, mientras que todos los comercios deberán cerrar a las 19. En las últimas 24 horas. Hungría registró 5.162 casos, la cifra más alta de la pandemia.

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, anunció este lunes un toque de queda como parte de un endurecimiento de las restricciones para contener la segunda ola de contagios del nuevo coronavirus, que dejó en el caso de Hungría los peores datos diarios de toda la pandemia, con niveles por encima de los 5.000 positivos.

En un video difundido por Facebook, el primer ministro explicó que con las nuevas medidas, nadie podrá salir de su casa entre las 20 y las 5, mientras que todos los comercios deberán cerrar a las 19.
Hungría es uno de los últimos países europeos en imponer toques de queda para intentar contener la segunda ola de la pandemia del coronavirus.

Las autoridades sanitarias informaron este lunes de 5.162 casos más en las últimas 24 horas, unos 138 casos menos que la cifra del sábado, récord diario en el país.

A partir de mañana y durante al menos 30 días, los restaurantes solo podrán servir comida para llevar y los institutos y universidades deberán dar las clases a distancia, dijo Orban, según informó la agencia de noticias Europa Press.
Los hoteles solo podrán recibir a personas que necesiten alojarse por negocios.
Las medidas van dirigidas también al ámbito privado, por lo que se prohibirán las reuniones familiares de de más de diez personas, mientras que en la calle se seguirá permitiendo la actividad deportiva pero únicamente de forma individual.

Orban admitió que los trabajadores sanitarios están trabajando ya “por encima de sus capacidades”, si bien defendió la capacidad del sistema para responder a este nuevo repunte de casos.

Primer Ministro Viktor Orban: “Sé, todos sabemos, que esto no será fácil. Las próximas semanas serán difíciles. Pero la vacuna está a la vista, tenemos que esperar hasta entonces” 

La semana pasada, el ministro de Relaciones Exteriores de Hungría, Peter Szijjarto, anunció que una pequeña cantidad de la vacuna rusa contra el coronavirus llegaría a Hungría en diciembre para las pruebas finales, con entregas más grandes en enero.

Hungría acumula un total de 114.778 desde el inicio de la pandemia, de los cuales 86.134 permanecen activos, y al menos 2.493 personas murieron a causa de la enfermedad.

Fuente: Télam