Image default

Horacio Atay lleva 47 días prófugo

Ya transcurrieron 47 días sin que se sepa nada sobre el paradero de trabajador petrolero Horacio Fabián Atay (43), quien tiene pedido de captura internacional. Según testigos, fue quien cerca de la medianoche del miércoles 23 de marzo atacó con claras intenciones de darle muerte a su ex pareja Vanesa Daniela Farías (38).

La mujer salía de la casa de sus padres, en la calle Saavedra al 200 de la zona de La Loma, y se dirigía a comprar cigarrillos. Lo hacía acompañada de quien era su actual novio y junto también al menor de sus hijos, de 3 años. La pareja estaba separada hacía bastante tiempo y Atay fue denunciado en más de una ocasión por violencia de género.

En esa fatal jornada, Atay había visto a sus dos hijos adolescentes ya que Vanesa cumplía con lo dispuesto por la justicia que le había otorgado ese derecho al hombre. Después, según la investigación policial, se apostó afuera de la casa de la calle Saavedra y esperó el momento para sorprender a la víctima sin importarle si estaba acompañada. Al parecer, estaba todo premeditado y se encontraba armado con un filoso cúter.

Al ponerse frente a su ex, Atay primero golpeó al novio de esta para quitarlo de lado. Luego, atacó a Vanesa y le provocó más de diez profundos cortes a la altura del corazón, pulmones, brazos y rostro. La mujer quedó tendida en el suelo con heridas graves y el agresor abordó su Renault Sandero Stepway, dominio JRG 408, para huir.

Desde las primeras horas de la investigación, el Ministerio Público Fiscal se abocó a la búsqueda de Atay, pero no fue encontrado durante el allanamiento a su domicilio en el barrio Abel Amaya. Tampoco se lo ubicó en distintos domicilios familiares en el norte de Santa Cruz.

Vanesa Farías permaneció durante más de 42 horas en crítico estado hasta que falleció a las 19 del viernes 25 de marzo. Los cortes en una glándula mamaria y en el corazón le provocaron un daño irreversible. Su muerte conmocionó a la comunidad comodorense que días después se volcó en gran número a las calles para reclamar justicia a través de una marcha.

Fuente: El Patagónico